La preocupación por lo que se siente durante la FIV es frecuente tanto en las mujeres que van a realizar la Fecundación in vitro como en sus parejas. Los cambios corporales o de humor, los posibles efectos secundarios durante la FIV, merecen una explicación que modere las prevenciones o miedos que muchos tienen frente a este tratamiento.

Lo primero que conviene aclarar es que lo que se siente durante la FIV es, hoy en día, generalmente leve a nivel físico. Otro asunto es la ansiedad natural que provoca estar haciendo un tratamiento con el objetivo de tener un hijo, tras llevar meses o años intentándolo. Esto será abordado en otro artículo. Ahora nos centraremos en los síntomas físicos que pueden acompañar a la Fecundación in vitro. Para “ir por partes” y no dejarnos nada, vamos a analizar las diferentes fases del tratamiento de FIV.

Qué se siente durante la preparación previa a la estimulación ovárica en FIV

El mes anterior a la estimulación ovárica, es frecuente dar un tratamiento hormonal que permita preparar los ovarios antes de su estimulación. Este tratamiento en la mayoría de los casos, no va a hacer sentir a la paciente nada diferente a lo que ocurre en un ciclo normal de ovulación.

En la FIV que sigue el llamado “protocolo corto”, se podrá utilizar un anticonceptivo, o similar, el mes anterior a la estimulación que permita programar las fechas del tratamiento o mejorar la respuesta ovárica a la estimulación. Las pacientes propensas a tener dolores de cabeza con la toma de anticonceptivos, podrán padecerlos. También pueden aparecer pequeños manchados durante el tratamiento, generalmente sin importancia. Igualmente es frecuente notar el pecho más hinchado y sensible, lo que se conoce como tensión mamaria.

En la FIV que sigue el llamado “protocolo largo”, se comenzará una medicación inyectable o inhalada una semana antes de la regla. Esta medicación en ocasiones puede producir cefaleas, pequeños sofocos o sudoración nocturna, pero será algo muy leve, dura pocos días y desaparece al comenzar la estimulación ovárica. 

Qué se siente durante la estimulación ovárica en FIV

Durante la estimulación ovárica para el tratamiento de FIV, se utilizan fármacos, generalmente inyectables, que promueven el crecimiento de los folículos en los ovarios. Este tratamiento hará que los ovarios aumenten de tamaño. Durante los primeros días de estimulación en la FIV, no se siente nada.

Los síntomas comenzarán a aparecer una vez que los ovarios hayan aumentado de tamaño, y se traduce habitualmente en una sensación de peso abdominal. Se trata de una molestia leve, que más que dolor muchas pacientes definen como “notar los ovarios”. En general la molestia es suave, sorda y continua, en la parte baja del abdomen que puede incrementarse al sentarse o con cambios de postura. Esta sensación no aparece en todas las pacientes y es más frecuente en los dos días previos a la punción folicular.

La distensión abdominal o sensación de “tripa hinchada” es otro síntoma que también puede aparecer en algunas pacientes al final de la estimulación de un tratamiento de FIV. Al igual que el dolor, dependerá de lo que hayan aumentado los ovarios. Las pacientes delgadas suelen notar más este cambio.

El flujo vaginal también aumenta durante la estimulación de los ovarios para FIV y cambia su aspecto. En los días previos a la punción es frecuente que la paciente note un flujo más abundante, filante y transparente (similar a la clara de huevo). Este es el flujo que aparece también antes de la ovulación en un ciclo natural.

Todos estos síntomas durante el tratamiento de FIV son normales, pero conviene conocerlos para no asustarse cuando aparezcan. En cualquier caso, siempre se recomienda a las pacientes que si notan algo que les preocupe o que esté fuera de lo habitual, se pongan en contacto con su ginecólogo para descartar complicaciones y garantizar un óptimo resultado del tratamiento. Por este motivo, en URH García del Real contamos con un teléfono de guardia que está disponible de forma continua para las pacientes que están en tratamiento.

Podrás encontrar más información sobre los síntomas después del tratamiento de FIV en otro post. Los cambios emocionales durante el tratamiento de FIV, merecen un capítulo aparte y serán explicados más adelante. Si tienes más dudas sobre la Fecundación in vitro o quieres consultar tu caso con nosotras puedes pedir cita para una consulta gratuita o llamar al 91 740 16 90.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida