El tratamiento para congelar óvulos consiste en dar una medicación hormonal inyectable que estimule los ovarios, durante 7-10 días, para que maduren varios óvulos, que se recuperarán pinchando los ovarios (bajo sedación y control ecográfico). Congelar óvulos es un tratamiento sencillo y rápido que permite a la mujer preservar su fertilidad, es decir, asegurar que podrá ser madre en el futuro sin preocuparse por su reloj biológico. Actualmente es uno de los tratamientos más demandados en reproducción asistida ya que cada vez son más mujeres las que deciden postponer su maternidad con la tranquilidad de no reducir su probabilidad futura de embarazo.

El tratamiento para congelar óvulos consta de 3 fases: estimulación de ovarios, extracción de los óvulos y su vitrificación en el laboratorio

Estimulación de los ovarios

En un ciclo normal de ovulación, el ovario de la mujer selecciona una serie de folículos y, entre ellos, permite el crecimiento de un único óvulo. Cuando hacemos un tratamiento para congelar óvulos, es necesario estimular el ovario con hormonas para que todos esos folículos que se seleccionaron al principio del ciclo puedan crecer.

Para ello, es necesario administrar las mismas hormonas que produce nuestro cuerpo, pero a dosis más altas. La medicación es inyectable, pero está diseñada para que la paciente pueda administrarla de forma rápida y sencilla en casa, lo que hace que el proceso de congelar óvulos no interfiera en el día a día de la paciente.

La estimulación de los ovarios comienza con la regla y dura unos 7-10 días. Durante este tiempo la paciente deberá ir a la clínica en 2 ó 3 ocasiones para realizar una ecografía y un análisis de sangre de estradiol, lo que permitirá controlar el crecimiento de los folículos y ajustar la dosis del tratamiento.

Extracción de los óvulos

Para poder congelar óvulos, es necesario extraerlos de los ovarios. El momento adecuado para realizar la extracción nos lo darán la ecografía y el análisis de estradiol. Un tamaño del folículo adecuado y unos buenos niveles de estradiol significan que dentro de ese folículo habrá un óvulo maduro.

El proceso de extracción para congelar óvulos se llama punción folicular. Es una sencilla intervención que se realiza por vía vaginal y bajo control ecográfico. Simplemente consiste en pinchar los folículos con una aguja fina que nos permite aspirar el líquido folicular, en el que estarán los óvulos. Para que no resulte molesto para la paciente, la extracción de los óvulos se hace bajo sedación.

Es recomendable que el día de la punción folicular la paciente realice reposo en casa, con el objetivo de minimizar las molestias y evitar complicaciones, pero al día siguiente la paciente ¡podrá volver a su vida normal!

Vitrificación de los óvulos

Se realiza el mismo día de la punción folicular. La vitrificación consiste en congelar los óvulos en nitrógeno líquido (a -196ºC) en el laboratorio, tras haber sido tratados con sustancias crioprotectoras. De esta forma los óvulos mantienen intactas sus propiedades hasta que la paciente quiera utilizarlos.

En URH García del Real simplificamos al máximo el proceso de congelar óvulos con la intención de que el tratamiento no interfiera para nada en el ritmo de vida de nuestras pacientes.

Puedes consultar toda la información sobre congelación de óvulos en nuestra web www.vitrificaciondeovulos.info. Además, te animamos a una primera visita, completamente gratuita y sin compromiso para aclarar todas tus dudas sobre en qué consiste congelar óvulos. Pide cita a través de internet o llamando al teléfono 917401690. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida