Mi marido tiene 32 años y le han diagnosticado varicocele grado 4 en testículo izquierdo y grado 2-3 en testículo derecho. En el seminograma no se ven espermatozoides. No sabemos si el tratamiento del varicocele puede ser suficiente para hacer un tratamiento de FIV-ICSI o si utilizando semen de donante tendríamos más posibilidades de éxito.

El varicocele es una patología a nivel testicular que puede afectar a la fertilidad. Se trata de una dilatación de las venas testiculares como consecuencia de una obstrucción del drenaje venoso. Cuando se trata de un varicocele bilateral, es conveniente realizar una prueba para descartar que haya patología a nivel retroperitoneal, es decir, algo que esté obstruyendo el retorno venoso a nivel abdominal. Generalmente con una ecografía abdominal es suficiente para descartar este tipo de alteraciones. Si se observara algo anómalo en la ecografía, habría que tratar esa patología concreta.

Desde el punto de vista de la fertilidad, el varicocele puede asociarse con anomalías en el número y movilidad de los espermatozoides, niveles de fragmentación de ADN espermático alterados y, en casos graves, pueden aparecer alteraciones en las hormonas que estimulan el funcionamiento testicular. Por lo tanto, cuando nos encontramos ante un varón con varicocele, deberemos solicitar un seminograma y un perfil hormonal para valorar su fertilidad.

Existen distintos tipos de tratamientos quirúrgicos para el varicocele. Los más frecuentes son la cirugía convencional y la embolización, que consiste en la obstrucción del vaso dilatado. No todos los pacientes se benefician, desde el punto de vista de fertilidad de estos tratamientos. Los casos que más se pueden beneficiar del tratamiento del varicocele son aquellos en los que no hay alteraciones graves en el seminograma ni un perfil hormonal alterado. Si en el seminograma encontramos una alteración importante del número y/o de la movilidad de los espermatozoides (oligoastenozoospermia severa), o una FSH muy elevada (que es una de las hormonas que nos hablan del funcionamiento testicular) existen pocas posibilidades de recuperar la función testicular, a pesar de la cirugía o la embolización.  En vuestro caso concreto, parece que hay alteraciones graves en el seminograma, por lo que sería más adecuado recurrir a un semen de donante.

Para decidir qué tratamiento de fertilidad realizar, inseminación artificial con semen de donante o FIV con semen de donante, es conveniente realizar un estudio completo también a la mujer. En ocasiones nos centramos en la patología “evidente” de uno de los miembros de la pareja y pasamos por alto alteraciones en el otro que hacen que estemos dando un enfoque erróneo al caso.

Para cualquier pareja con problemas de esterilidad, es conveniente acudir a una clínica de fertilidad que cuente con un equipo médico multidisciplinar (ginecólogos, biólogos, urólogos, psicólogos, nutricionistas…) de manera que se pueda dar un abordaje especializado de sus problemas para conseguir así la máxima probabilidad de embarazo. En URH García del Real, gracias a estar dentro del Instituto de Medicina EGR, podemos ofrecer a nuestros pacientes este abordaje completo coordinando varias especialidades médicas.

Dr. Felipe Villacampa Aubá. Urólogo.