Por supuesto. No hay ningún problema en mantener relaciones sexuales después de un tratamiento de inseminación artificial. Incluso, algunos estudios sugieren que las contracciones uterinas producidas durante el orgasmo pueden ayudar a los espermatozoides a avanzar hacia las trompas. Sin embargo, en un proceso de inseminación artificial la inyección de los espermatozoides dentro del útero ya hace ese trabajo, así que tampoco es imprescindible tener relaciones si la pareja no lo desea.

¿Y se puede tener relaciones antes de una inseminación artificial?

Normalmente se pide una abstinencia sexual de 2 a 7 días antes de realizar la inseminación. El principal motivo es que queremos que la muestra de semen, el día que se realiza la inseminación artificial, presente unas características, en número y movilidad de espermatozoides, parecidas a las conseguidas en el seminograma realizado durante el diagnóstico. Esas son las condiciones que el médico ha determinado como adecuadas para la inseminación.
Por otro lado, tener relaciones después de la inseminación artificial o tener relaciones antes de la inseminación artificial, no hace ningún daño, y podría aportar algún espermatozoide más al interior del útero. Por eso, no es necesario evitarlas en ningún periodo del proceso de inseminación y, desde el punto de vista psicológico, es buena idea que la pareja tenga una vida sexual, durante el tratamiento, lo más normal posible.

¿Durante la FIV también se pueden tener relaciones sexuales?

Sí. En la Fecundación in Vitro se pueden tener relaciones sexuales durante el tratamiento de estimulación ovárica, antes de la punción o extracción de los óvulos. En esta fase, la limitación la dará la propia paciente. Durante la estimulación de los ovarios, el tamaño de los mismos va aumentando poco a poco, y por lo tanto es normal que la paciente, en algún momento, empiece a notar algunas molestias al mantener relaciones sexuales. Cuando estas molestias comienzan es el momento de abstenerse de mantener relaciones.
Tras la punción de los ovarios, es habitual que recomendemos no tener relaciones sexuales durante unos días, pues toda la zona pélvica estará sensible. En parte porque los ovarios seguirán estando aumentados de tamaño, pero también porque después de la punción es normal que los ovarios hayan sangrado un poco y esa sangre irrita la cavidad peritoneal. Además, se produce una retención de líquidos en la misma cavidad peritoneal que puede hacer que los ovarios floten un poco y puedan moverse durante las relaciones sexuales, produciendo también así molestias.

¿A los embriones les afecta? ¿Las relaciones sexuales evitan que se implanten los embriones?

No. De la misma manera que cuando una pareja busca embarazo espontáneo, no hay motivo para pensar que, tras la ovulación, las relaciones sexuales puedan interferir en la implantación embrionaria. Más bien al contrario, hay estudios que relacionan la exposición al líquido seminal y presencia de espermatozoides en el útero, en el periodo implantacional, a una disminución en el riesgo de aborto, y más adelante, en el embarazo, a una disminución en el riesgo de preeclampsia. El mecanismo de este beneficio, sin embargo, es aún desconocido.

Si quieres más información acerca de la inseminación artificial, puedes pedir una consulta gratuita en el 91 740 16 90.

Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta – Directora de URH García del Real.