¿Los embriones congelados pierden calidad? En un ciclo de FIV no hemos podido transferir los embriones al útero porque mi mujer no tenía el endometrio preparado. Hemos leído que la tasa de embarazo con embriones congelados es menor que si te transfieres embriones “en fresco” ¿Es cierto? Tenemos cinco embriones congelados. Si conseguimos embarazo ¿qué pasará con los que sobren? ¿hay embarazos con embriones congelados de hace varios años?

No te preocupes por congelar embriones. Hoy en día las técnicas de criopreservación embrionaria están totalmente implantadas en los laboratorios de FIV con muy buenos resultados con embriones congelados. En URH García del Real utilizamos la vitrificación, o congelación ultrarrápida, como técnica de criopreservación. Está técnica permite mejorar los resultados, comparada con la congelación lenta,  ya que minimiza el daño celular del embrión.

Si observamos las tasas de embarazo con embriones congelados es cierto que podemos llegar a esa conclusión, pero no es del todo correcta. Debemos pensar que la mayoría de las parejas que hacen un tratamiento de FIV, hacen transferencia “en fresco” y por tanto los embriones de mejor calidad no se congelan porque se han transferido al útero. En vuestro caso no ha habido transferencia “en fresco”, con lo cual, también tenéis congelados los embriones de mayor calidad. Y aunque es cierto que hay embriones que resisten peor la congelación y descongelación y no sobreviven, el porcentaje es muy bajo. Si un embrión congelado se descongela bien, tiene las mismas probabilidades de embarazar que un embrión “en fresco”.

Los embriones congelados sobrantes permanecerán congelados en los tanques de nitrógeno líquido del laboratorio. A los dos años de haber sido congelados os mandaremos una carta preguntando qué queréis hacer con ellos. Podéis guardarlos para vosotros para intentar otro embarazo, o si no queréis otro embarazo, podéis donarlos a otras parejas o donarlos a investigación.

En URH García del Real hemos tenido embarazos con embriones congelados que llevaban más de 10 años congelados. La vitrificación hace que las células se conserven de forma muy estable, en un estado en el cual no se forman pequeños cristales dentro. Esto es muy importante porque la formación de cristales es lo que podría desencadenar que la célula se lisara (se rompiera), y que el embrión no sobrevivivera a la descongelación.

 

Dra. Rosa Cercas Duque – Embrióloga Laboratorio Fecundación In Vitro y Andrología.