Mi relación con URH comenzó hace más de 5 años, en el verano de 2012, cuando llegué ilusionada a la clínica tras tomar la decisión de ser madre soltera. Tenía referencias suyas de mi mejor amiga, que había sido madre gracias a este equipo. La doctora Sylvia Fernández-Shaw me pareció una excelente profesional, con una forma de trasmitir sincera y directa, lo cual he podido corroborar en los largos años de relación posteriores. Tuve a mi primer hijo tras mi primera transferencia de mi primera FIV, no fui consciente entonces de la suerte que tuve y del largo camino que muchas veces supone el comenzar un tratamiento de fertilidad. Más de 2 años después regresé a sus manos expertas para dar un hermanito a mi hijo. Este segundo camino supuso más de dos años de tiempo, 2 tratamientos FIV adicionales, 2 legrados y 6 tranferencias. La última de ellas me concedió el regalo que anhelaba, ya que actualmente estoy embarazada de 7 meses de una pequeña. Estos años duros emocional y económicamente lo habrían sido mucho más sin contar con la profesionalidad de Sylvia y con el trato cuidadoso de todo el equipo de enfermeras y biólogas, en especial de Almudena. Gracias al equipo URH tengo y espero tener en breve lo más valioso de mi vida. “

Marta (Noviembre 2017)”