En la actualidad sabemos que alimentación y fertilidad están relacionadas entre sí, de manera indirecta y directa. Indirectamente por que el estado nutricional previo condiciona el estado óptimo de fertilidad y de manera directa por que si no existe una alimentación adecuada, óptima y suficiente para que se produzca el proceso reproductivo éste se puede ver mermado.

¿Por qué es importante la nutrición antes del embarazo?

Normalmente a no ser que sea un embarazo programado, hasta que no pasan 6-8 semanas de la concepción, no sabemos que estamos embarazadas, este periodo es muy crítico y depende de las reservas corporales de la mujer.

Es decir, el estado previo nutricional influye, pero ¿desde qué momento?

Ojalá todos en la edad reproductiva tuviésemos hábitos alimentarios adecuados y no tuviésemos que modificarlos cuando buscamos un embarazo, pero dado nuestro estilo de vida y nuestras nuevas adquisiciones modernas en alimentación esto no suele ser lo habitual. Por lo que sería adecuado que desde el momento en que te planteas quedarte embarazada comenzaras con una alimentación y hábitos de vida saludables, cuanto antes mejor.

Ya entiendo la relación entre la alimentación y fertilidad. Pero ¿existe también relación entre la alimentación y embarazo?

Si, la alimentación puede influir en la viabilidad del embarazo, en las posibles patologías que pueden surgir durante el embarazo y el estado tanto de la madre como del futuro hijo. Existen ya estudios que afirman que la combinación de tratamiento nutricional como coadyuvante a tratamientos de reproducción asistida, aumenta la eficacia de estos últimos, lo que nos confirma la relación entre alimentación y fertilidad.

¿Cómo podría afectar la malnutrición de la madre en el futuro hijo?

En la actualidad sabemos que existe la programación metabólica, que es un proceso en el que estímulos durante determinados periodos en el embarazo, denominados como críticos o “ventanas críticas”, ejercen un efecto sobre el futuro hijo, pudiendo causar cambios a largo plazo y permanentes, en el genoma, o en estructuras y funciones del organismo que pueden comprometer la salud del mismo a largo plazo.
Dentro de estos estímulos uno de los más importantes es la alimentación, y puede repercutir en la vida adulta favoreciendo el desarrollo de patologías como la diabetes, obesidad, cáncer, enfermedades cardiovasculares, etc. Es así como podría repercutir la malnutrición de la madre en el futuro hijo a largo plazo y a corto plazo puede determinar el éxito de la reproducción.

¿Y cómo afectaría la malnutrición en la madre?

Produciendo aparición de patologías durante el embarazo y postparto en la madre, como diabetes gestacional, obesidad, etc., con el mayor riesgo que todas estas conllevan en este situación fisiológica.
En URH García del Real, reconocemos la relación entre alimentación y fertilidad y por ello trabajamos en estrecho contacto con la Unidad de Bienestar y Apoyo Psicológico que cuenta con nutricionistas y psicólogas especializadas en fertilidad.

Nos gustaría añadir que en URH nos preocupamos mucho por la nutrición de nuestros pacientes, tanto hombres como mujeres, y por eso ofrecemos una primera consulta gratuita sobre nutrición con nuestra nutricionista.

Dra. Mª Teresa Hernandez Garcia – Nutricionista