Es cada vez más frecuente realizar un tratamiento de fecundación in vitro a los 40 años e incluso a una mayor edad. Muchas mujeres retrasan la maternidad generalmente por su carrera profesional y la población, en general, va envejeciendo. Sin embargo, los embarazos en mujeres a partir de los 40 años presentan una mayor tasa de complicaciones médicas, éticas y psicológicas. La fecundación in vitro a los 40 años, o más, se asocia a altas tasas de preeclampsia, diabetes gestacional, parto prematuro y muy prematuro, además de un aumento en el riesgo de aborto y muerte fetal. Los cuidados durante el embarazo consiguen disminuir la frecuencia de estas complicaciones, pero los riesgos no se deben subestimar, ni por las pacientes, ni por los profesionales especialistas en reproducción asistida.

¿Cuál es la tasa de éxito en un tratamiento de Fecundación In Vitro a los 40?

El éxito de la fecundación in vitro ha aumentado en los últimos años, pero disminuye de forma importante con la edad. El último registro publicado por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) (con la actividad del año 2013) muestra que entre las mujeres que realizan fecundación in vitro utilizando sus propios óvulos, un 17.5% eran mayores de 40 años. En este grupo de edad, la tasa de nacido vivo por ciclo de fecundación in vitro se situó en alrededor del 7,5% (no se tiene datos de todas las gestaciones a término). Aunque no existen datos en el Registro de la SEF, otras publicaciones sitúan la tasa de nacidos vivos por ciclo en las mujeres de 44 y 45 años, por debajo del 2,5%. A pesar de estos pobres resultados se puede argumentar que la autonomía de las pacientes debe dictar que puedan realizar fecundación in vitro si así lo desean siempre que estén bien informadas de estas estadísticas.

Los resultados mejoran considerablemente cuando la fecundación in vitro a los 40 años, o más, se realiza utilizando óvulos donados. El registro de la SEF del año 2013 muestra que la mayoría de los ciclos de donación de óvulos en España se realizan en mujeres receptoras mayores de 40 años (64,4%). Al aumentar la probabilidad de embarazo por ciclo y bajar el riesgo de aborto, la tasa de nacido vivo por ciclo de ovodonación se sitúa en alrededor del 42%.

La edad paterna también influye en el embarazo. Hay publicaciones recientes que sugieren una asociación entre la edad paterna y el número de mutaciones genéticas en sus hijos, sin embargo, la tasa de estas mutaciones es en general baja.

¿La fecundación in vitro a los 40 es la edad límite permitida?

Teniendo en cuenta los riesgos asociados a los embarazos a partir de los 40 años, las Sociedades Médicas instan a no recomendar embarazo tras la menopausia de la mujer, considerando las variables específicas de cada paciente. Esto se traduce en que muchas clínicas hayan establecido como límite los 50 años para ofrecer tratamientos de reproducción asistida y los 42 años para utilizar óvulos propios en dichos tratamientos.

Otros países establecen el límite de edad en la que ofrecen tratamientos de reproducción con criterios diferentes. En el Reino Unido, las leyes no especifican un límite de edad para los tratamientos, sino que las clínicas aplican criterios propios. En Australia, el límite para la fecundación in vitro se establece según la edad de la menopausia natural, normalmente a los 52 años. Hay países que dan cobertura pública a los tratamientos como en Canadá, que en el año 2010, decidió cubrir hasta 3 ciclos de FIV sin especificar un límite de edad. Sin embargo, los pobres resultados conseguidos en mujeres mayores han promovido una modificación de la ley, por la que sólo se ofrecerá tratamiento público a mujeres hasta los 42 años, mientras que las mayores de esta edad podrán hacer tratamientos de fecundación in vitro pero pagados de forma privada.

Tanto hombres como mujeres con una edad reproductiva avanzada sobreestiman la posibilidad de conseguir embarazo, y tienen una muy baja percepción de la rápida caída de la fertilidad con la edad, tanto en embarazos conseguidos de forma natural como los conseguidos con tratamientos de reproducción asistida. Es necesario mejorar la educación reproductiva, tanto del público general como de las pacientes, sobre la baja posibilidad de éxito y los posibles riesgos asociados al embarazo en mujeres mayores de 40 años, usando óvulos propios y donados.

En URH García del Real, cuidamos todos los detalles: desde la primera visita hasta el alta de la paciente. Valoramos las pacientes con diagnóstico de edad avanzada de manera muy particular, ya que el éxito depende, en parte, de un seguimiento pormenorizado. Además, existe un teléfono 24h para resolver todas tus dudas durante el tratamiento. Con ello, conseguimos que os sintáis más arropadas además de obtener una tasa de éxito superior a la media española.

 

Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta – Directora de URH García del Real