Una de las preguntas más frecuentes que plantean las pacientes después de haber tenido un aborto es cuánto tiempo hay que esperar hasta el siguiente embarazo. La respuesta a esta pregunta es un tema bastante controvertido existiendo publicaciones con opiniones muy diferentes a este respecto.

En Enero de 2016, el equipo de Schisterman ha publicado un estudio en Obstetrics & Gynecology , en el que afirman que las pacientes que intentan un nuevo embarazo en los 3 meses siguientes de haber tenido un aborto tienen mejor pronóstico que aquellas que esperan más de 3 meses. Este artículo es un análisis secundario de un estudio, realizado entre 2007 y 2011, en el que se evaluó el efecto de dosis bajas de aspirina en 1.228 pacientes de entre 18 y 40 años que tenían historia de abortos previos (“Effects of Aspirin in Gestation and Reproduction, Pager”). Ahora, el grupo de Schisterman ha evaluado en este mismo grupo de pacientes cuál es el intervalo entre gestaciones con el que se consiguen mejores resultados. Las pacientes que tenían un intervalo de entre 0 y 3 meses comparadas con aquellas con un intervalo mayor de 3 meses, tenían más posibilidades de tener un niño nacido (53.2% frente a 36.1%). Estos resultados no se veían modificados por el hecho de que la paciente tomara o no aspirina.

Aunque es cierto que los estudios publicados han acortado progresivamente el tiempo de espera recomendado, el equipo de Schisterman lo hace de forma significativa.

En el año 1999, Zhu y colaboradores, recomendaban esperar más de 18 meses antes de un segundo embarazo, basándose en que intervalos intergenésicos de 18 a 23 meses después de haber tenido un hijo pueden mejorar los resultados obstétricos en el siguiente embarazo. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su guía de junio del 2005, recomendó que las pacientes que han sufrido un aborto deberían esperar para el siguiente embarazo al menos seis meses con la intención de reducir el riesgo de complicaciones tanto maternas como perinatales. Esta recomendación estaba basada en un estudio realizado en América Latina utilizando datos de historias clínicas de 258.108 pacientes que tuvieron un hijo después de haber tenido un aborto. Por último, en el año 2010, Love y colaboradores, publicaron un artículo en el British Medical Journal  recogiendo datos de 30.937 pacientes escocesas que habían tenido un aborto en su primer embarazo y después se quedaron embarazadas. Se compararon las pacientes en las que el intervalo entre el aborto y el embarazo fue de 6-12 meses con aquellas en las que este intervalo fue menor de 6 meses y se observó que si el intervalo entre el aborto y el siguiente embarazo era menor de 6 meses, se reducía el riesgo de parto prematuro y de recién nacido con bajo peso. Además, las pacientes que tenían un intervalo entre embarazos mayor de 24 meses tenían más posibilidades de tener un embarazo ectópico en la siguiente gestación. Por lo tanto, el artículo llega a la conclusión de que las pacientes que se quedan embarazadas en los primeros seis meses después de un aborto tienen mejor pronóstico reproductivo y menos complicaciones durante el siguiente embarazo que las que esperan más de 6 meses.

El aborto espontáneo ocurre en uno de cada cuatro embarazos. El hecho de haber tenido 3 o más abortos antes de la semana 12 o un aborto entre la semana 13 a 20 aumenta las posibilidades de que esto vuelva a ocurrir en el siguiente embarazo, así como las probabilidades de tener complicaciones durante la gestación (parto pretérmino, parto inducido, hemorragia post-parto…).

Las esperas prolongadas, hoy en día son un problema ya que cada vez hay más pacientes que tienen una maternidad tardía. Conforme la edad de la mujer aumenta, las posibilidades de embarazo disminuyen y aumenta la tasa de aborto y de complicaciones durante el embarazo. Se estima que una paciente de 40 años tiene una probabilidad de aborto del 30%, que aumenta hasta el 50% en mayores de 45 años. Por eso, es importante aclarar cuál es el mínimo tiempo que es necesario esperar para el embarazo después de un aborto.

Muchas veces un aborto supone una dura prueba psicológica para los pacientes y la pareja necesita un tiempo para recuperarse antes de intentar un nuevo embarazo. Pero siempre que no haya un obstáculo emocional, a la vista de estos resultados y teniendo en cuenta la edad media de nuestras pacientes cuando se enfrentan a su primer embarazo, probablemente los ginecólogos tengamos que replantear el consejo sobre “cuánto tiempo esperar para el embarazo después de un aborto”.

Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta – Directora de URH García del Real