Hay estudios sobre deporte y fertilidad que relacionan el deporte intenso con una disminución de la fertilidad, tanto masculina como femenina. Si el deporte es moderado, los efectos son beneficiosos. La recomendación más extendida es hacer unos 30 minutos de deporte al día.

¿Cómo afecta el deporte intenso en las mujeres?, ¿qué relación hay entre deporte y fertilidad?

Cuando la mujer realiza deporte intenso hay un desequilibrio entre las calorías que se aportan con la dieta y la energía que se consume. Esto se traduce en una alteración de las hormonas que produce el hipotálamo (que es la región del cerebro que regula el funcionamiento del ovario). Como consecuencia, la mujer puede no ovular todos los meses, por lo que ve reducida su fertilidad . El ejemplo más claro de esto son las deportistas de élite, en las que muchas veces desaparece la regla (amenorrea). Además también se puede ver dificultada la implantación del embrión en el útero o producirse más abortos porque disminuye la progesterona (hormona fundamental en la implantación) y otras hormonas que juegan un papel importante en el embarazo. Incluso el deporte extremo se ha relacionado con endometriosis  porque puede aumentar el volumen de sangre que sube por las trompas de Falopio.

¿Y el deporte extremo puede afectar a las pacientes con un problema de fertilidad que se hagan un tratamiento de Fecundación In Vitro?

Si, el deporte extremo puede afectar negativamente al resultado de un tratamiento de Fecundación In Vitro (FIV). En 2006, Morris et al, publicaron un estudio en el que analizaron los resultados de 2.232 mujeres que se sometían a un tratamiento de FIV. En este estudio se observó que las mujeres que realizaban ejercicio físico durante al menos 4 horas a la semana, tenían menores tasas de embarazo, más riesgo de cancelación del ciclo y de fallo de implantación .

¿Entonces es incompatible realizar deporte mientras se hace un tratamiento de FIV?

Durante el proceso estimulación ovárica, la mujer se pincha hormonas para que crezca más de un óvulo. Durante los primeros días de la estimulación no hay contraindicación para realizar deporte. Pero conforme los ovarios van aumentando de tamaño, existe la posibilidad de torsión ovárica, por lo que se desaconseja la realización de deporte (sobre todo, deporte de impacto). Una vez realizada la punción tampoco se recomienda realizar deporte hasta la prueba de embarazo (que se hace 15 días después), salvo que sean deportes suaves en los que la mujer no sienta ningún tipo de molestia. Además, no se recomienda realizar baños de inmersión hasta 2 días después de la transferencia embrionaria, por lo tanto, en este periodo los deportes acuáticos tampoco se aconsejan.

Y en el hombre, ¿qué debemos saber en cuanto a deporte y fertilidad?

Es posible que el deporte intenso afecte a la fertilidad masculina.

Se conocen factores relacionados con el estilo de vida como son la alimentación  y determinadas actividades físicas que afectan a la fertilidad masculina.

Un estudio realizado por investigadores españoles (Vaamonde et al., 2006), relaciona la infertilidad masculina con el entrenamiento físico riguroso al que se someten algunos deportistas profesionales.  El equipo de investigación obtuvo muestras del esperma tras tres días de abstinencia sexual de 15 atletas profesionales de triatlón (que se compone por las disciplinas de natación, carrera y ciclismo). Todos ellos tenían un promedio de 33 años y seguían unas rutinas de entrenamiento estrictas.

Los investigadores descubrieron que la calidad del esperma se reducía de forma considerable con la preparación física rigurosa. Los atletas que habían entrenado una media de nueve veces a la semana durante varios años, tenían menos de un 10% de los espermatozoides normales. Y los atletas que recorrían más de 300 Kilómetros a la semana, contaban con menos del 4% de los espermatozoides normales.

Estos mismos autores, publicaron otro estudio sobre deporte y fertilidad.  Además de estudiar la relación entre deporte intenso y morfología también estudiaron si había relación con la Fragmentación de ADN en espermatozoides.  Se confirmaron los  datos respecto a la morfología y además, observaron que la Fragmentación de ADN de estos individuos estaba alterada. Su valor medio era de 38.3%, 8.3% superior al límite de normalidad.

Los autores del trabajo concluyeron que el estrés al que se somete el cuerpo para conseguir un nivel físico óptimo en la actividad deportiva, repercute de manera negativa en la morfología y la fragmentación de ADN del esperma.

Según el estudio, el ciclismo puede afectar a la fertilidad masculina ¿Ir al trabajo todos los días en bicicleta disminuirá la calidad del esperma?

Dependerá del tiempo que se tarde en llegar al trabajo. Los investigadores sostienen que la fricción que se produce con el sillín de la bicicleta, y el uso de ropa ajustada puede aumentar la temperatura de los testículos y dificultar la producción del esperma.

La recomendación es no hacer más de 5 horas de ciclismo a la semana.

El Dr. Allan Pacey de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) señala en relación a estos estudios que no se puede generalizar, ya que los hombres que participan en el triatlón pasan muchas más horas en la bicicleta que los ciclistas ocasionales o los hombres que van al trabajo en bicicleta, de modo que dichos usuarios no deben temer por su fertilidad.

No siempre la relación entre la práctica de deporte y la fertilidad es negativa. Según otros estudios, los hombres que hacen ejercicio físico moderado tienen las hormonas más equilibradas, y mejor calidad seminal que aquellos que no realizan ejercicio o lo hacen en exceso.

Dra. Isabel Pons Mallol – Jefa del Laboratorio de Fecundación in Vitro y Andrología.