La progesterona vaginal en un ciclo de FIV , aunque es la más frecuentemente utilizada, no es la única forma de administrar progesterona. En el mercado farmacéutico existen varios preparados de progesterona, con diferentes formas de presentación y administración que han demostrado ser equivalentes en cuanto a tasas de embarazo.

¿Por qué es importante la progesterona en FIV?

La progesterona es la hormona que produce los cambios en el endometrio que permiten la implantación del embrión. La progesterona se produce cada mes en el ovario por unas células que acompañan al óvulo y que, tras la ovulación, forma el llamado cuerpo lúteo. Si no hay embarazo, la progesterona deja de producirse, baja su concentración, y el endometrio se desprende, produciendo la menstruación. Cuando se produce embarazo, la progesterona se seguirá produciendo por el cuerpo lúteo durante un tiempo, y alrededor de la 8ª semana la producción dependerá de la placenta, que la mantendrá hasta el final del embarazo.

En la FIV, al hacer la punción folicular para recuperar los ovocitos, aspiramos también parte de las células que producen progesterona. Por este motivo, es necesario poner un suplemento de esta hormona en pacientes tras la punción folicular. La duración del tratamiento con progesterona en FIV en caso de embarazo es discutible. Mientras que hay grupos que abogan por suspender la progesterona a partir de la prueba de embarazo positiva, la mayoría mantienen la progesterona hasta la semana 6ª u 8ª de embarazo. La producción placentaria de progesterona, una vez establecido el embarazo tras un FIV, es la misma que en un embarazo espontáneo.

Progesterona vaginal en FIV

La progesterona vaginal en FIV es la forma habitual de administración por su eficacia, comodidad y su bajo coste. Generalmente se utiliza en forma de óvulos vaginales y la dosis estándar son 200mg cada 8 horas. También puede administrarse por vía oral, pero la vía vaginal permite una mejor absorción, evita el paso del fármaco por el hígado y produce menos efectos secundarios como mareo, náuseas o somnolencia.

Muchas pacientes se preocupan porque al ponerse el óvulo manchan las braguitas y tienen miedo de no absorber bien la medicación. Esto puede ser algo incómodo, pero desde el punto de vista de la absorción del fármaco, no tiene ninguna importancia. El óvulo de progesterona vaginal está diseñado para que la medicación se absorba en los primeros 20 minutos. Lo que la paciente nota que sale son los restos que deja el óvulo, especialmente la cápsula.

En pacientes alérgicas a frutos secos (especialmente cacahuete) no deben usarse algunos óvulos de progesterona porque llevan aceite de cacahuete. En estos casos, se puede utilizar un gel de progesterona vaginal que tiene la misma eficacia y es absolutamente seguro.

Progesterona inyectable en FIV

La progesterona se puede administrar también de forma inyectable. Tradicionalmente se utilizaba la progesterona intramuscular, pero la dificultad en la administración y los efectos secundarios que producía a nivel local hacían que se utilizara muy poco.

Recientemente se ha comercializado otra forma de progesterona inyectable, pero de vía subcutánea. La administración de este tipo de progesterona es mucho más sencilla y tiene una absorción realmente buena. A pesar del inconveniente de que la paciente tiene que pincharse todos los días, tiene la ventaja de que evita el residuo constante en la ropa interior que produce la progesterona vaginal, que para muchas pacientes es realmente incómodo. 

La progesterona inyectable se utiliza generalmente en cuando sospechamos que puede haber un problema en la absorción de la progesterona vaginal, es decir, en pacientes que han tenido sangrados antes de la prueba de embarazo en ciclos de FIV previos, o cuando no conseguimos buenos niveles de progesterona en sangre antes de la transferencia embrionaria .

En URH García del Real individualizamos el tratamiento con progesterona en FIV para cada paciente. Para ello, tenemos en cuenta sus preferencias en cuanto a la forma de administración y, en caso de que hayan utilizado previamente algún tipo de progesterona, si mancharon o no antes de la prueba de embarazo. Además, el día de la transferencia embrionaria, monitorizamos los niveles de progesterona en sangre para poder añadir un suplemento extra o cambiar la forma de administración en caso de que la paciente no la esté absorbiendo de forma correcta.

Si tienes dudas sobre cuál sería la mejor forma de administrar progesterona en FIV para ti, te animamos a una primera consulta gratuita con nuestro equipo. Puedes pedir cita  a través de nuestra web o en el teléfono 91 740 16 90. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida