Llegamos a URH desde otra clínica en la que el trato nos parecía de lo más impersonal. Por suerte conocí a Teresa, la nutricionista de EGR, y fue ella la que me habló del gran equipo humano y profesional que había en URH, así que lo hable con mi pareja y decidimos cambiarnos, y en que bendita hora. Nuestro problema era indeterminado, en teoría estaba todo bien pero no conseguíamos el embarazo después de un año y medio intentándolo, así que tras dos IAs fallidas, fuimos a por la FIV: 5 óvulos fecundados de los cuales uno era excelente,  y en el primer intento nuestra pequeñita se quedó con nosotros. Solo tengo palabras de agradecimiento para todo el equipo, tanto las doctoras Laura y Sylvia, como Almudena la enfermera, las biólogas y el resto de personal que en todo momento fueron de lo más cariñosas. Es un tratamiento duro, en el que necesitas calor humano, comprensión, y que te expliquen bien las cosas, y en nuestro caso así fue. Cuando hicimos la FIV siempre pensé que fuera cual fuera el resultado, estaba muy contenta con la elección de la clínica porque el trato humano es inmejorable. Ahora tenemos a nuestra hija con nosotros y solo puedo agradecerles todo lo que nos han dado.

Mamen (Septiembre 2017)