La donación de embriones es cada vez más frecuente en las clínicas de fertilidad. Para las parejas que optan por recibir embriones donados o embriodonación es muy importante conocer ciertos aspectos sobre los donantes. Aunque la Ley de Reproducción Asistida no permite dar datos personales, en este post os explicamos quienes son los donantes, por qué lo hacen, y qué hay que hacer para solicitar una donación de embriones.

¿Quiénes son los donantes de embriones?

Los embriones destinados para donación provienen de pacientes que han realizado un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) con óvulos y/o semen propios o de donantes. La mayoría de estos pacientes han conseguido embarazo y, habiendo cumplido sus deseos genésicos, tienen embriones congelados que deciden donar con fines reproductivos.

¿Qué requisitos cumplen los donantes de embriones?

Los donantes de embriones deben cumplir los requisitos exigidos por la Ley Española de Reproducción Asistida. El límite de edad en la mujer para poder donar embriones es de 35 años (en el momento en que hizo el tratamiento de FIV) y de 50 en el varón, y no puede haber ninguna enfermedad hereditaria en los donantes ni en sus familiares, así como tampoco en los niños nacidos a partir de óvulos y espermatozoides de esa pareja. Además, en el momento de la congelación de embriones los donantes debían estar en buen estado de salud psicofísica y no padecer enfermedades infecciosas trasmisibles a la descendencia.

¿Por qué optan los pacientes por la donación de embriones?

La principal motivación para dar los embriones en adopción es la generosidad. Todas las parejas o pacientes que deciden donar sus embriones conocen lo que significa vivir en primera persona la infertilidad y lo que implica (en todos los aspectos) realizar un tratamiento de fecundación in vitro o de ovodonación. Por este motivo, deciden, con sus embriones, dar una oportunidad a otras parejas de conseguir su sueño de ser padres.

¿La donación de embriones es la única opción para quien tiene embriones congelados?

La donación de embriones no es la única opción para parejas que tienen embriones congelados y no desean tener más hijos. La Ley 14/2006 de reproducción asistida recoge otras dos opciones: la donación con fines de investigación (en base a un proyecto debidamente presentado y autorizado por las autoridades sanitarias competentes, previo informe favorable del órgano competente y consentimiento escrito de la pareja o de la mujer) y el cese de conservación (si se cumplen los requisitos establecidos).

¿Por qué otras parejas no eligen la donación de embriones?

El principal conflicto al que se enfrentan las parejas cuando se plantean la donación de embriones es pensar que pueden llegar a nacer más “hijos genéticos” o “hermanos genéticos de sus hijos”. Para algunas personas, este aspecto tiene una gran importancia y hace que no acepten dar este paso. Por este motivo, es más frecuente la donación de embriones en parejas que necesitaron óvulos o semen de donante para conseguir el embarazo, puesto que cuando decidieron ese tratamiento ya superaron muchos de los conflictos emocionales relacionados con la genética. El hecho de haber recibido un gameto (óvulos o espermatozoides) de un donante también les hace ser más conscientes de la oportunidad que pueden brindar a otros al donar sus embriones.

¿Pueden los donantes de embriones conocer quién va a recibirlos?

La Ley de Reproducción Asistida en España obliga a que la donación de gametos sea anónima y exige este anonimato también para los embriones. Por tanto, las parejas donantes de embriones no podrán saber quién va a recibir esos embriones, de la misma manera que los receptores no podrán saber de quién proceden.

¿Cómo se donan los embriones?

Cuando una pareja realiza un tratamiento de FIV, firma un consentimiento en el que se informa sobre los posibles destinos para los embriones congelados, si los hubiera. Si al cabo de dos años de congelación, la pareja no hubiera utilizado sus embriones para conseguir un nuevo embarazo, se les remitirá anualmente un consentimiento para que decidan el fin que desean darle a sus embriones congelados. Es decir, cada año, los pacientes recibirán un consentimiento informado en el que deberán comunicar si quieren seguir manteniendo los embriones para uso propio o si deciden donarlos.

En caso de que los pacientes decidan donar sus embriones antes de cumplir los dos primeros años de congelación, se deberán poner en contacto con la clínica para que les facilitemos el consentimiento necesario.

¿Se puede revocar la donación de embriones?

Quienes deciden donar sus embriones pueden cambiar de opinión siempre que sus embriones no hayan sido ya transferidos a otra paciente. No hay un límite de tiempo máximo para la revocación.

Si tienes más dudas sobre la donación de embriones y quieres conocer más aspectos relacionados con los donantes, te ofrecemos una primera consulta gratuita y sin compromiso. Puedes pedir cita a través de nuestra web o llamando al teléfono 917401690. ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida