Identificar las causas de los abortos repetidos es fundamental para intentar evitar una de las experiencias más duras a las que se enfrentan las parejas de reproducción asistida y mejorar su pronóstico. En el 50% de los abortos repetidos encontramos una causa. Dentro de estas, las más frecuentes son las genéticas y el síndrome antifosfolípido (SAF). Sin embargo, en el otro 50% de los casos, el motivo por el que se producen los abortos es aún desconocido.

¿Cuándo se habla abortos repetidos?

Se consideran abortos repetidos cuando una pareja ha tenido tres o más pérdidas gestacionales por debajo de las 20 semanas de embarazo. Sin embargo, lo más habitual es plantear un estudio para abortos de repetición tras el segundo aborto. En pacientes de reproducción asistida, podríamos tener en cuenta incluso los embarazos bioquímicos (aquellos en los que la prueba de embarazo se negativiza antes de poder ver la gestación por ecografía).
Las causas de los abortos repetidos pueden ser múltiples. Se han estudiado varias a lo largo de los años, pero no en todas se ha encontrado una asociación clara. A continuación, tratamos de explicarlas según la evidencia científica de la que disponemos en el momento actual.

Causas demostradas de abortos repetidos

Causas genéticas: son la principal causa de los abortos repetidos, suponiendo el 50% de los casos. La mayoría de las alteraciones genéticas van ligadas a la edad de la mujer ya que, conforme ésta aumenta, se produce un incremento en el porcentaje de óvulos con alteraciones cromosómicas (especialmente llamativo a partir de los 40 años). Otras causas genéticas de los abortos repetidos son alteraciones en la dotación cromosómica de los progenitores o problemas genéticos en los espermatozoides. Para estudiarlas es necesario pedir un cariotipo a los dos miembros de la pareja (lo que nos permitirá estudiar su dotación cromosómica), hacer un estudio genético de los restos abortivos (si es posible) o realizar otras pruebas complementarias sobre el semen como puede ser el FISH en espermatozoides o el test de fragmentación del ADN espermático.

Síndrome antifosfolípido (SAF): es causa del 10-15% de los abortos repetidos, por formación de trombos a nivel de la placenta o por una alteración en la producción de hormonas que repercute en un desarrollo anómalo de la placenta. Para poder hacer un diagnóstico de SAF hay que tener en cuenta criterios clínicos (trombosis vascular y complicaciones durante el embarazo) y analíticos (presencia de anticuerpos anticardiolipina o anticoagulante lúpico).

Causas probables de abortos repetidos, pero no demostradas

Trombofilias: ciertas alteraciones en el sistema de coagulación (trombofilias) pueden aumentar el riesgo de aborto. No todos los estudios coinciden en señalar cuáles son las que presentan una asociación más clara con los abortos repetidos, por eso, ante el hallazgo de una alteración analítica, siempre se debe remitir a la paciente para ser valorada por un hematólogo con experiencia en reproducción asistida.

Anomalías uterinas: la presencia a nivel uterino de pólipos, miomas, adherencias endometriales, septos u otro tipo de malformaciones uterinas, pueden aumentar el riesgo de aborto. En el caso de sospecharlas por ecografía transvaginal  habrá que confirmarlas mediante histerosonografía o histeroscopia y valorar su tratamiento de forma individualizada.

Causas de abortos repetidos clínicamente relacionadas, pero no demostradas como factor de riesgo

Endocrinas: la diabetes y las alteraciones de la función tiroidea están clínicamente relacionadas con los abortos repetidos, aunque no han demostrado ser un factor de riesgo. Por este motivo, en pacientes con abortos de repetición pediremos un estudio del metabolismo de los hidratos de carbono, hormonas y anticuerpos tiroideos. En caso de encontrar alteraciones, será recomendable normalizar los niveles antes de plantear un nuevo embarazo. No se ha demostrado que la hiperprolactinemia y la insuficiencia del cuerpo lúteo sean causa de los abortos de repetidos.

Infecciosas: para evitar la posible influencia negativa de gérmenes a nivel de vagina, cérvix, endometrio y uretra, solicitaremos cultivos endocervicales, vaginales, uretrales y un estudio de la mucosa endometrial. En caso de sospechar patología infecciosa, será necesario el tratamiento de la misma.

Causas autoinmunitarias: las causas autoinmunitarias no relacionadas con el síndrome antifosfolípido son objeto de debate. A día de hoy no hay suficiente evidencia científica sobre cómo estudiarlas y los tratamientos propuestos se hacen de forma empírica.

Causas de abortos repetidos que están siendo objeto de investigación

Aloinmunes: por el rechazo de la madre a los antígenos de origen paterno expresados por el feto.

Endometriales: alteraciones histológicas, factores de adhesión embrionaria, proteínas…

En URH García del Real, conscientes de la experiencia tan traumática que suponen los abortos repetidos para las parejas, hacemos un estudio completo para tratar de investigar sus causas. Únicamente proponemos tratamientos que hayan probado su beneficio desde el punto de vista científico y siempre bajo el asesoramiento de especialistas.
Si quieres conocer más sobre las causas de los abortos repetidos y cuál sería nuestra forma de proceder en tu caso concreto, pide cita o llama al 917401690. Te atenderemos de forma gratuita y sin compromiso para tratar de ayudarte a cumplir tu sueño.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida