La calidad embrionaria no se relaciona con la salud del bebé, sino que nos da una idea de la capacidad de ese embrión de implantarse y dar lugar a un embarazo. La llamada “calidad embrionaria” en un ciclo de FIV es una valoración morfológica de los embriones en un momento concreto, a lo largo de varios días de observación bajo el microscopio.  Esta categorización ha sido relacionada, en múltiples estudios, con la probabilidad de embarazo que cada embrión puede generar. La calidad embrionaria morfológica no nos da información sobre la calidad genética o metabólica del embrión y por lo tanto no se asocia al riesgo de abortos, a la evolución del embarazo o a la salud del bebé nacido.

Relación de calidad embrionaria y salud del bebé

Ha habido varios intentos de relacionar la calidad embrionaria con la salud del bebé nacido y con el desarrollo del embarazo. Oron y colaboradores en el 2014 publicaron un estudio de 1541 mujeres, de menos de 41 años, que en un ciclo de FIV, realizaron una transferencia embrionaria de un único embrión. Analizaron la tasa de embarazo, aborto, parto y resultados perinatales según la calidad de los embriones transferidos. Respecto a los resultados perinatales, se estudió el peso, parto pretérmino, preeclampsia, desprendimiento de placenta y complicaciones neonatales. Observaron una mayor tasa de embarazo y de parto en los casos en los que se transfirieron embriones de buena calidad respecto a las transferencias de embriones de mala calidad. Pero no encontraron diferencias, según la calidad del embrión transferido, en la tasa de aborto ni en las complicaciones maternas ni neonatales.

Clasificación de calidad embrionaria

Aunque hay multitud de clasificaciones, en España se utiliza la clasificación de ASEBIR (Asociación para el estudio de la Biología de la Reproducción). En esta clasificación, se valoran los ovocitos, embriones hasta día tres de desarrollo y blastocistos (embriones hasta día siete de desarrollo). Se les asigna a los embriones unas letras (A, B, C o D) que nos dan una idea de su calidad embrionaria morfológica y, con ello, de su probabilidad de dar lugar a embarazo. Los embriones de mejor calidad se clasifican como “A” y tienen más probabilidad de implantar. Los de peor calidad, se clasifican como “D” y tienen pocas posibilidades.

Factores que influyen en la calidad embrionaria

La calidad embrionaria depende de múltiples factores, algunos intrínsecos, es decir, del óvulo y espermatozoide que los genera; y otros extrínsecos, como las condiciones de cultivo embrionario en el laboratorio de FIV.

Como factores intrínsecos, la calidad embrionaria depende de la calidad de los gametos (óvulo y espermatozoide), que a su vez depende de las características de los progenitores: edad, endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, hiperprolactinemia, factor ovulatorio, baja reserva ovocitaria, factor masculino… El factor fundamental de todos es la edad de la mujer, no es modificable y es lo que condiciona de forma más clara tanto la calidad embrionaria como la evolución del embarazo y la salud del bebé. Otras características pueden ser tratadas en un intento por mejorar la calidad embrionaria. Por ejemplo, la calidad ovocitaria parece mejorar tras el tratamiento con antidiabéticos orales en los ovarios poliquísticos; la calidad espermática en ocasiones mejora con antioxidantes y vitaminas, con tratamiento quirúrgico (en el caso de varicocele) o incluso simplemente disminuyendo la abstinencia sexual. En caso de sobrepeso o consumo de tabaco o alcohol, la mejora de la dieta y hábitos no saludables puede mejorar tanto la calidad de los ovocitos como la de los espermatozoides.

Como factores extrínsecos, podemos citar todos los relacionados con el tratamiento in vitro de los gametos y el cultivo de los embriones. En esta etapa son fundamentales las condiciones del laboratorio y los medios de cultivo utilizados, ya que de ello depende, en gran medida, la calidad de los embriones, y en estos factores, sí se puede incidir. El seguimiento cuidadoso de la investigación para mejorar las condiciones de cultivo embrionario, y la implementación de las técnicas demostradas efectivas, es parte fundamental del trabajo de las clínicas de fertilidad. 

En URH García del Real, cuidamos todos los detalles para conseguir embriones de la mejor calidad posible, dadas las circunstancias de cada pareja. Si deseas consultar dudas sobre este tema puedes pedir cita para una consulta gratuita o llamar al 917401690.

Dra. Isabel Pons Mallol – Jefa del Laboratorio de Fecundación in Vitro y Andrología