La adopción de embriones o embriodonación es un tratamiento de reproducción asistida que brinda la oportunidad de ser madre a muchas pacientes. Aunque, para muchos podría ser considerado como la “última opción”, los resultados que se obtienen lo sitúan en primera línea en cuanto a probabilidad de éxito. La adopción de embriones consiste en descongelar y transferir al útero de la mujer receptora, embriones congelados procedentes de parejas que, habiendo conseguido embarazo mediante FIV u ovodonación, los han donado con fines reproductivos.

Quién elige la adopción de embriones para ser madre

La adopción de embriones se recomienda a mujeres o parejas que han descartado utilizar sus propios óvulos y espermatozoides, por motivos diversos, para conseguir un embarazo. En el caso de la mujer, se asocia mayoritariamente a edad avanzada, baja reserva o calidad ovocitaria, o no tener pareja masculina; y en el varón a ausencia de espermatozoides o alteraciones severas en el seminograma. Menos frecuente son las alteraciones genéticas, abortos de repetición o el fracaso de otras técnicas de reproducción asistida como la fecundación in vitro (FIV) o la ovodonación.

Mujeres sin pareja masculina

La adopción de embriones es una opción frecuente en mujeres mayores de 40 años sin pareja masculina, en las que ser madre con sus propios óvulos puede ser difícil, y que descartan la ovodonación con semen de donante por diversos motivos. Muchas de estas mujeres han intentado previamente embarazo con inseminación artificial o FIV, con semen de donante, no habiéndolo conseguido. Otras, sin embargo, ya con 43 o más años, desean recurrir a un tratamiento que les consiga de forma rápida un embarazo, disminuyendo los riesgos de aborto y anomalías en el futuro bebé asociados a su edad.

Este grupo de pacientes favorece la adopción de embriones frente a la ovodonación con semen de donante porque, en general, desean un único embarazo (no les importa que no queden embriones sobrantes congelados para un posible segundo embarazo); prefieren un embarazo único frente al gemelar y la transferencia de uno frente a dos embriones (aceptan que el número de embriones disponibles de las parejas donantes sea bajo); al no tener pareja masculina, son más flexibles en la exigencia del parecido físico de los donantes con ella misma; y les es importante el menor coste económico del tratamiento.

Enfermedades genéticas

La adopción de embriones es una alternativa en parejas donde uno o los dos miembros son portadores de alteraciones o enfermedades genéticas que podrían transmitirse al bebé, o que los lleva a padecer esterilidad o abortos de repetición. Normalmente, estas parejas se han planteado hacer antes hacer FIV con diagnóstico preimplantacional, y o bien, no han tenido éxito, o su pronóstico es malo. Otras veces, sin embargo, no pueden permitirse económicamente ese tratamiento.

Fallo de Fecundación in vitro

La adopción de embriones es también una buena opción en parejas con mal pronóstico, que tras varios ciclos de tratamiento de FIV utilizando sus propios ovocitos y espermatozoides, no han conseguido embarazo. En muchos de estos casos, hay un diagnóstico de baja reserva y calidad de ovocitos propios, y la pareja ha recurrido a la donación de óvulos, y no se ha conseguido embarazo. En estos casos, se sospecha la existencia de un factor masculino limitante. En algunas de estas parejas, la calidad morfológica embrionaria conseguida puede haber sido correcta, por lo que se ha diagnosticado un fallo implantación; en otros, sin embargo, se pueden haber obtenido pocos embriones evolutivos o abortos repetidos.

Rechazo de la ovodonación

Hay parejas que prefieren la adopción de embriones a la ovodonación cuando se encuentran frente a una situación de baja reserva ovocitaria o fallo ovárico precoz espontáneo o secundario a cirugía, quimioterapia o radioterapia; e incluso en casos de abortos de repetición. Los motivos son variados, siendo los más frecuentes los psicológicos, y los económicos.

Desde el punto de vista psicológico, hay parejas que encuentran un mayor equilibrio frente al embarazo de un bebé que, sin la genética de ninguno de ellos, es hijo de ambos. Son parejas que se plantean la embriodonación como una adopción a nivel embrionario.

En cuanto a las ventajas económicas del tratamiento, la embriodonación se ajusta más al presupuesto de algunas parejas, debido a que la donación de ovocitos es más costosa, por incluir el estudio, tratamiento y la compensación económica a la donante; mientras que los embriones donados por otras parejas, están ya congelados, por lo que el coste incluye únicamente el tratamiento de preparación de la paciente, el trabajo del laboratorio y la transferencia embrionaria.

Aspectos emocionales de ser madre por adopción de embriones

Antes de iniciar un tratamiento de adopción de embriones para ser madre es fundamental que la mujer o pareja haya sopesado todos los aspectos emocionales que implica renunciar a la propia genética para tener un hijo y haber pensado sobre las dudas que surgirán antes, durante y después del embarazo. No todas las parejas o los pacientes están preparados para dar ese paso y es muy importante hacer ese trabajo psicológico antes de que se produzca el embarazo para evitar o disminuir posibles problemas futuros. Por este motivo, en URH García del Real ofrecemos una consulta psicológica a todos nuestros pacientes. Nuestras psicólogas ayudarán a recorrer ese camino y a decidir si la adopción de embriones es vuestra opción para ser madre.

Si estás interesada en conocer más sobre cómo la adopción de embriones puede ayudarte a ser madre, no dudes en contactar con nosotros. Te ofrecemos una primera consulta gratis en la que analizaremos detalladamente tu caso y resolveremos todas tus dudas. Puedes pedir cita a través de nuestra web o llamando al teléfono 917401690. ¡Estaremos encantados de ayudarte! 

 

Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta – Directora de URH García del Real

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida