La vitamina D tiene su papel principal en el metabolismo óseo, en la regulación del calcio y el fósforo que son los componentes mayoritarios de los huesos, pero también tiene más funciones, que aunque menos conocidas, últimamente se están estudiando mucho. Una acción importante de esta vitamina es sobre el sistema inmunológico (como antiinflamatorio e inmunomodulador), y en el sistema reproductor, así como en el páncreas, el corazón y el sistema cardiovascular y el cerebro. La importancia de la vitamina D en la fertilidad es otro punto importante. Su influencia en el sistema inmune y reproductivo hacen que los beneficios de la vitamina D en la fertilidad también sean considerados en aquellas mujeres que buscan un embarazo.

¿Cómo afecta exactamente la vitamina D en la fertilidad?

Hay estudios que demuestran que un déficit de Vitamina D podría estar relacionado con una mayor tasa de abortos en las primeras semanas de gestación al producir un desequilibrio en todas las células y factores que forman el sistema inmune. Asimismo, parece que las tasas de embarazo con técnicas de reproducción asistida son mejores en pacientes que no tienen déficit de esta vitamina, probablemente debido a que la vitamina D ejerce una acción beneficiosa sobre el endometrio mejorando todo el entorno para una mejor implantación embrionaria. Por tanto, la vitamina D en la fertilidad tiene un papel muy beneficioso que hay que tener en cuenta.

Entonces…como voy a someterme a técnicas de reproducción asistida, ¿sería bueno tomar vitamina D?, ¿podría recomendársela a mis amigas que se encuentran en la misma situación que yo sin ningún riesgo?

Como siempre, hay que individualizar cada caso. Su carencia puede ser debida a una dieta no equilibrada o a una infraexposición solar que se solucionaría modificando hábitos de vida y dietéticos. Llegado el momento, si hubiese déficit de esta vitamina, en vista de los potenciales beneficios que tiene la vitamina D en la fertilidad, sería recomendable suplementos de vitamina D en mujeres que buscan embarazo. No hay que olvidar que los excesos también podrían ser perjudiciales. Por eso tu ginecólogo, experto en reproducción, será quien te recomiende esta terapia o no, puesto que con una buena dieta y una exposición a la luz solar muchas veces es suficiente.