El tratamiento hormonal en la inseminación artificial es recomendable, aunque no siempre es necesario. La Inseminación Artificial (IA) es una técnica de reproducción asistida en la que, por una parte, se hace un control de la ovulación en la mujer y, por otra, se procesa la muestra de semen (de la pareja o de donante) en el laboratorio y se introducen los espermatozoides en el interior del útero de la mujer en el momento de la ovulación.

A la hora de definir las situaciones en las que es necesario un tratamiento hormonal en la inseminación artificial, lo principal es saber si la pareja o la mujer tiene o no una historia de esterilidad, y si la mujer ovula espontáneamente todos los meses o no.

Tratamiento hormonal en inseminación artificial si no hay una historia de esterilidad previa

La situación más frecuente a la que nos enfrentamos en estos casos son las mujeres sin pareja masculina o parejas de lesbianas que nunca han buscado embarazo. En estos casos, si la mujer que quiere gestar tiene ciclos menstruales de forma regular, no hay nada que, a priori, nos haga pensar que tiene un problema de ovulación o de calidad ovocitaria. En estos casos, generalmente se hacen dos o tres intentos de inseminación artificial con semen de donante (IAD) sin tratamiento hormonal. Únicamente se hacen controles ecográficos para determinar en qué momento va a producirse la ovulación, para poder realizar la inseminación artificial en el momento adecuado.

Cuando por ecografía se observa que en el ovario hay un folículo de tamaño adecuado para contener un óvulo maduro en su interior, se indica a la paciente que se administre una medicación con la que sabemos que ovulará 36-39 horas después. Aunque la ovulación se produciría de forma natural con altísima probabilidad, y estrictamente no sería necesario este tratamiento hormonal para hacer la inseminación artificial, la administración de esta medicación nos permite controlar el momento exacto en que la mujer va a ovular, aumentando así las probabilidades de embarazo.

Si tras 2 ó 3 ciclos de IAD la paciente no ha conseguido embarazo, recomendamos administrar un tratamiento hormonal en la inseminación artificial para estimular los ovarios y conseguir así que maduren de 1 a 3 óvulos. Esto es así, porque a partir de un 4º intento de inseminación artificial la probabilidad de embarazo es mayor con estimulación ovárica que sin ella.

Tratamiento hormonal en inseminación artificial si hay una historia de esterilidad previa

Cuando una pareja lleva un tiempo buscando embarazo sin éxito y acude a una clínica de fertilidad, para realizar un tratamiento de inseminación artificial conyugal (IAC), se recomienda directamente hacer un tratamiento hormonal previo a la inseminación artificial.

Si en el estudio de esterilidad hemos identificado un problema en la ovulación, el objetivo del tratamiento hormonal en la inseminación artificial será estimular y controlar la ovulación. Si, por el contrario, no pensamos que la paciente tenga un problema ovulatorio, el objetivo del tratamiento hormonal será aumentar la respuesta folicular y conseguir que produzca entre 1 y 3 folículos en cada ciclo para aumentar así la probabilidad de embarazo. Si la respuesta es superior a 3 folículos, es recomendable cancelar el ciclo de inseminación artificial o transformarlo en un tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV) para reducir el riesgo de embarazo múltiple.

Por otra parte, la respuesta de la paciente al tratamiento hormonal en la inseminación artificial, nos permitirá ajustar mejor la dosis de medicación en la Fecundación in Vitro que estaría recomendada caso de que, tras varios ciclos de IAC, la paciente no haya conseguido embarazo.

El tratamiento hormonal en la inseminación artificial es fácil de realizar. La medicación se administra en forma de inyección subcutánea pero está preparada de manera que a las pacientes les resulte sencillo realizarlo. Se comienza a administrar en torno al 3º día de ciclo y la duración del tratamiento hormonal es de entre 8 y 10 días. Cuando por ecografía se objetiven folículos con tamaño adecuado para contener ovocitos maduros, se administrará el otro tipo de preparado hormonal descrito anteriormente y se programará la inseminación artificial entre 36 y 39 horas después.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida