Algunos trabajos pueden disminuir la fertilidad de la mujer, especialmente las mujeres que trabajan con turno de noche o con turnos alternos, y aquellas cuyo trabajo requiere un gran esfuerzo físico, según el estudio publicado el pasado mes de febrero por investigadores de la Universidad de Harvard.

El estudio llamado Medio Ambiente y Salud Reproductiva (EARTH), realizado del 2004 al 2015, analiza los factores que podrían afectar la fertilidad e incluye mujeres con un promedio de edad de 35 años, nueve de cada diez con horario normal de oficina, el 22% con trabajo de moderado a muy exigente físicamente y el 40% con trabajos que requerían levantar o mover objetos pesados.

El estudio analizó la reserva ovárica en 473 mujeres, con el contaje de los folículos antrales por ecografía, y la respuesta ovárica tras una estimulación hormonal en 313 mujeres. El análisis encontró que las mujeres que trabajan en horario nocturno o a turnos alternos responden significativamente peor a una estimulación de ovarios, pues se obtienen 2.3 menos óvulos maduros que aquellas que trabajaban solo en turno de día. Por otra parte, las mujeres que realizan trabajos pesados presentan una reserva de óvulos inferior a la normal a su edad (0.7 folículos antrales menos), y tras una estimulación de ovarios para una fecundación in vitro, se obtiene un óvulo menos y 1.4 ovocitos maduros menos tras la punción folicular. Además, observaron que la relación inversa entre realizar trabajos pesados y el número de ovocitos obtenidos tras una estimulación ovárica se veía incrementada significativamente en mujeres mayores de 37 años y con un índice de masa corporal (IMC) mayor o igual a 25Kg/m2.

Los científicos sugirieron que el estrés causado por un reloj corporal cambiante o un esfuerzo físico podría explicar los hallazgos, aunque no pudieron evaluar el impacto potencial de varios otros factores sobre la fertilidad de las participantes, como las horas de trabajo, los niveles de testosterona o la exposición infantil al tabaquismo.

En una de las declaraciones a la revista Independent, el Dr Gaskins, argumenta que el trabajo por turnos podría causar una disminución en la fertilidad: “la interrupción en el ritmo circadiano está alterando la producción hormonal y el ciclo menstrual, en particular en aquellas mujeres que se turnan en trabajo de día y noche”. Además es “difícil saber por qué los trabajos que implican el levantamiento de cargas pesadas podrían disminuir la fertilidad”, pero sugiere que “la respuesta del cuerpo al esfuerzo físico repetitivo podría ser la disminución de la capacidad de la mujer en la producción de óvulos… Hay que ser cauto con las conclusiones del estudio, ya que no se les preguntó a las participantes del estudio cuánto tiempo llevaban trabajando en ese turno, y además sería interesante ver qué sucede si la mujer cambia de trabajo”.

Serán necesarios más estudios de este tipo para sacar conclusiones, pero es importante tener en cuenta que existen muchos factores que afectan a la fertilidad, y algunos de ellos podemos controlarlos con nuestro estilo de vida.

Dra. Rosa Cercas Duque – Embrióloga Laboratorio Fecundación In Vitro y Andrología