Denia nació por cesárea ya que estaba muy a gustito sentada. No tengo palabras para agradecer a todo el equipo de URH el excelente trabajo que realizan…por trato amable y lo profesional no hay adjetivo para definirlo… Tendremos siempre en nuestros pensamiento a la doctora Sylvia y la bióloga Celia porque gracias a su diagnóstico, tratamiento y ejecución Denia está con nosotros. Voy a contaros un poco resumido como llegamos hasta aquí. Nosotros llevábamos 8 meses de forma natural intentando ser papas y no había suerte. Nos hicimos unas pruebas. Mis análisis eran normales etc.. y útero..nada sospechoso. Era pronto para pensar q había una dificultad, no llevábamos ni un año intentándolo… Aun así la doctora Sylvia nos hizo más pruebas….y es cuando observó que tenía baja reserva ovárica. Mi marido también se hizo unas pruebas …..y bingo! otro problemilla …tenía pocos espermatozoides, …por lo que con la baja reserva ovárica mía y sus espermas fuimos directamente a FIV. Así que cumpliendo un año de la intención de tener un bebé comenzamos el tratamiento…fue todo muy rápido. Por supuesto es un dineral la medicación…y en la Seguridad Social no te hacen la receta. La estimulación ovárica de este primer intento fue muy mala y solo se consiguieron 5 óvulos, solo uno maduro y fecundó… Nosotros súpercontentos y además era un embrión A, es decir, como si fuera un embrión con un sobresaliente de nota. Después de la beta espera, fue positivo flojo …y al final negativo. Sin perder el ánimo volvimos a intentarlo  a los dos meses después de unas maravillosas vacaciones que nos vinieron genial. Este segundo intento cambiaron completamente la medicación y esta funcionó muy bien …conseguí 12 óvulos, 9 fueron maduros y 4 fecundaron con éxito. Me transferí dos y Bingo…positivvooooooo. Y qué más decir, Denia está aquí preciosa y sana. La pena es que no pude vitrificar los dos embriones que me quedaron porque no siguieron desarrollándose. Un saludo muy grande y muchos ánimos a los que estáis en este proceso

Raquel (Octubre 2015)