Fuimos por primera vez recomendados por unos amigos,  solamente para quedarnos tranquilos de que no había ningún problema, ya que ya superamos los 35 y llevábamos tiempo intentado quedarnos embarazados sin éxito.  Cual fue mi sorpresa cuando me dijeron que tenía deficiencia de óvulos y que me iba a costar. Nos recomendasteis directamente una in vitro y aunque psicológicamente me costó hacerme a la idea no teníamos tiempo que perder. ¡Que suerte que lo detectamos a tiempo! La experiencia fue dura por el cambio hormonal y las inseguridades pero todo fue sobre ruedas y en el primer intento tuvimos éxito.  Ya tenemos aquí al peque y es perfecto! El embarazo fue absolutamente normal y el niño es lo mejor que nos ha pasado en la vida. Esperamos aprovechar los óvulos que ya tenemos fecundados para darle pronto un hermanito! Gracias a todo el equipo.

Maria (Julio 2017)