Sentimientos de frustración, y emociones como inseguridad, miedos, culpabilidad, junto con niveles de ansiedad elevados, son característicos de mujeres con infertilidad, sobre todo, las que  llevan tiempo en un tratamiento de fertilidad. De ahí la importancia de buscar ayuda psicológica especializada en infertilidad. El psicólogo/a te ayudará a afrontar con más equilibrio todo el proceso, además de aportar y enseñar herramientas para el control de la ansiedad, el estrés, miedos e inseguridades que puedan surgir antes, durante o después del tratamiento de fertilidad.

Me siento culpable por ser yo la infértil de los dos y no poder dar a mi pareja un hijo. 

La emoción que sientes es completamente normal. Cuando una mujer u hombre se entera que es infértil, le surgen multitud de sentimientos y emociones negativas. Como en cualquier proceso de pérdida, se trata de elaborar el duelo de la forma más equilibrada con ayuda psicológica, además de buscar soluciones posteriormente para conseguir nuestro objetivo de ser madres o padres como puede ser el proceso de Fecundación in Vitro (FIV) o utilizar óvulos de donante (ovodonación) entre otros. La ayuda psicológica en infertilidad te ayudará a gestionar todas estas emociones.

Al informarme el médico que soy infértil la primera idea que me vino fue de negación. Luego comencé a compararme con otras mujeres que han sido madres o están en el proceso, sintiendo mucha angustia.

Todo lo relacionado con la infertilidad, tiene un gran impacto y produce un desajuste emocional en la persona que recibe la noticia. Alice Domar, una investigadora médica de Harvard, revela que “la mayoría de las mujeres infértiles afirma que la infertilidad es la experiencia más desoladora de su vida. Las mujeres infértiles presentan niveles de ansiedad y de depresión equivalentes a los de mujeres con cáncer, sida o enfermedades cardíacas”.
Hay que tener en cuenta que la sociedad que nos rodea le da un papel muy importante a la fertilidad. De alguna manera, es como si la sociedad, nos obligase a ser padres, generando una gran presión en las personas, que puede derivar en un profundo impacto psicológico en aquellas personas que no pueden ser padres. Todas estas emociones, es importante gestionarlas adecuadamente para un futuro equilibrado en la mente de la persona que lo padece.
Está claro que el estrés es un factor a tener en cuenta a la hora de someterse a un tratamiento de fertilidad, y es una de las razones por las que las pacientes abandonan el tratamiento. De ahí la importancia de la ayuda psicológica de un experto en infertilidad. Cada vez que experimentas un ciclo de no éxito, escuchar de una amiga que se ha quedado embarazada, o que te preguntan, “¿porqué no tienes niños aún?”, hace que tus niveles de estrés aumentan considerablemente.
Es normal que te preguntes: ¿esto sólo me está ocurriendo a mi? La respuesta como ya mencioné anteriormente, es clara, NO! Hay muchas mujeres que tienen los mismos sentimientos que tú.

Dra. Carolina Díez Jorge – Psicóloga