La Inseminación Artificial (IA) y la Fecundación In Vitro (FIV) son las dos principales técnicas de reproducción asistida.

A continuación, explicamos las diferencias entre ambas:

¿Cuándo están indicadas?

La Inseminación Artificial está indicada en los siguientes casos:

  • Tiempo de esterilidad menor de 24 meses.
  • Edad menor de 38 años.
  • Factor masculino leve.
  • Esterilidad de origen desconocido.
  • Hiperprolactinemia, ovario poliquístico.

La Fecundación in Vitro está indicada en:

  • Esterilidad mayor de 24 meses.
  • Edad mayor de 38 años.
  • Reserva ovárica baja.
  • Factor tubárico.
  • Endometriosis quística.
  • Factor genético.
¿Cómo es la estimulación ovárica?

El tratamiento de Fecundación in Vitro comienza con una primera fase de reposo ovárico que dura entre 2 y 3 semanas y se realiza con medicación en forma de spray nasal o comprimidos orales (en casos ocasionales con medicación inyectada). Esta primera fase de reposo ovárico no es necesaria en el caso de Inseminación Artificial.

A partir de la regla, la paciente comienza a administrarse una medicación en forma de inyecciones subcutáneas que estimulan la producción de folículos por parte del ovario. La estimulación ovárica suele durar entre 8 y 10 días en ambos casos. En el caso de IA, la dosis de medicación que se utiliza es baja, porque el objetivo es conseguir entre 1 y 3 ovocitos. En FIV se utilizan dosis más altas ya que se intenta conseguir un número mayor de ovocitos.

Los controles de estimulación comienzan el 8º día de ciclo, se realizan cada 2 días generalmente, y suelen ser necesario realizar entre 1 y 3 controles en ambos casos. En el caso de Inseminación Artificial se hacen mediante ecografía transvaginal mientras que en Fecundación in Vitro, se complementan con un análisis de estradiol en sangre. Estos controles de estimulación nos van a permitir valorar el crecimiento folicular y determinar el momento óptimo para recuperar los ovocitos o hacer la inseminación.

En ambos casos, una vez que hemos constatado el ovario tiene folículos con un tamaño suficiente como para contener ovocitos maduros en su interior, se administra una medicación a la paciente para completar la maduración. A las 36 horas de haber administrado esta medicación se realiza la inseminación o la extracción de los ovocitos en el caso de FIV.

¿Dónde se produce la fecundación?

En el caso de la Inseminación Artificial, el día de la inseminación, el varón recoge una muestra de semen que se prepara en el laboratorio y se introducen los espermatozoides en el interior del útero con una cánula fina. Desde ahí, los espermatozoides avanzan hacia las trompas de Falopio donde encuentran al ovocito para fecundarlo.

En el caso de FIV, la fecundación se realiza en el laboratorio. Es ahí donde se ponen en contacto los ovocitos (que han sido extraídos de los ovarios mediante punción folicular) y los espermatozoides. Los ovocitos que consigan ser fecundados darán lugar a embriones que se mantienen y evalúan diariamente en el laboratorio durante un periodo de 2 a 6 días. De éstos, 1 ó 2 se colocarán en el interior del útero. En caso de que haya embriones evolutivos sobrantes, se vitrificarán hasta que la pareja quiera volver a utilizarlos.

¿Es necesario hacer reposo durante el tratamiento?

En el caso de Inseminación Artificial, no es necesario hacer reposo. Después de la inseminación, la paciente permanece tumbada unos 10 minutos en la consulta y posteriormente puede retomar su actividad normal. No hay ningún inconveniente para las relaciones sexuales.

El reposo después de la fecundación in vitro es importante. Durante el periodo de estimulación ovárica, la paciente puede realizar vida normal, siempre que no tenga molestias en los ovarios. El día de la punción folicular, es necesario hacer reposo absoluto para minimizar el riesgo de sangrado en los puntos en los que se ha pinchado el ovario. Desde el día siguiente a la punción y hasta el día de la prueba de embarazo, para reducir al máximo la retención de líquidos que se produce como consecuencia de la estimulación del ovario, se recomienda hacer “vida tranquila”, evitando deportes y relaciones sexuales, además de una media de 4 horas de reposo diarias.

¿Cuál es la tasa de embarazo?

En el caso de Inseminación Artificial, la tasa de embarazo es del 15-20% por ciclo. Tras tres ciclos de tratamiento, alrededor de 35-40% de las parejas consiguen embarazo.

En Fecundación in Vitro, la tasa de embarazo por transferencia embrionaria es del 40-45%. Alrededor del 85% consiguen embarazo durante los tres primeros ciclos de tratamiento.

¿Cuáles son las principales complicaciones del tratamiento?

Los principales riesgos de los tratamientos son:

  • Gestación múltiple: En la Inseminación Artificial puede darse hasta en un 10% de los casos. El riesgo va a depender del número de folículos observados por ecografía y de la edad de la mujer.

En la Fecundación in Vitro la incidencia es de un 15-20% de gestaciones gemelares y menos del 1% de gestaciones triples.

  • Hiperestimulación ovárica: consiste en una respuesta exagerada del ovario a la medicación. El riesgo de que la hiperestimulación sea grave es mínimo en los tratamientos de Inseminación Artificial, ya que se utilizan dosis muy bajas de medicación. En caso de que la respuesta del ovario sea superior a la esperada, se puede cancelar el tratamiento o transformarlo a un ciclo de FIV.

En la Fecundación in Vitro el riesgo de hiperestimulación grave aparece en el 1% de los ciclos. En este caso, se da medicación que reduce la retención de líquidos y mejora los síntomas, y los embriones se pueden vitrificar para ser transferidos un mes más tarde.

  • Embarazo ectópico: la incidencia es menor del 2% (ligeramente superior al registrado en los embarazos espontáneos) tanto en Inseminación Artificial como en Fecundación in Vitro

En URH García del Real, cuidamos todos los detalles: desde el diagnóstico hasta el alta de la paciente. Además existe un teléfono 24h para resolver todas tus dudas durante el tratamiento. Con ello, conseguimos que os sintáis más arropadas además de obtener una tasa de éxito superior a la media española.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida