Muchas parejas con problemas de fertilidad o mujeres sin pareja masculina, apuestan por la inseminación artificial para cumplir su sueño de tener hijos. Ante esta gran decisión surgen muchas preguntas por desconocimiento de la materia y hay otras que ni tan siquiera se nos ocurre plantearnos por la misma razón.
En este artículo pretendemos aclarar las dudas más comunes que se presentan ante la posibilidad de recibir un tratamiento de inseminación artificial con semen de donante.

1. ¿Qué es?

2. ¿Para quién está indicada la inseminación artificial con donante?

3. ¿Todas las mujeres pueden optar a una inseminación artificial con donante?

4. ¿Qué criterios se establecen para seleccionar al donante?

5. ¿Nos ata alguna relación con el donante?

6. ¿Cuáles son las fases del proceso de inseminación del donante?

7. ¿Se asegura un embarazo único?

8. ¿Qué garantías de éxito existen para un único tratamiento?

9. Si hay más de un ciclo, ¿siempre se utiliza el mismo semen?

10. ¿Qué riesgos debería de asumir?

.

1. ¿Qué es?

La inseminación artificial con donante de esperma es un tratamiento de reproducción asistida que consiste en introducir en el útero de una mujer receptora, en el momento de la ovulación, espermatozoides de un donante anónimo, cuidadosamente seleccionado por la clínica de fertilidad y reproducción.
Ir al inicio de la página
.

2. ¿Para quién está indicada la inseminación artificial con donante?

La inseminación artificial con donante de esperma está indicada en los siguientes casos:
–  Mujeres con pareja femenina
–  Mujeres que quieran ser madres sin pareja
–  En caso de parejas donde el varón presente alguna de las siguientes patologías:
Azoospemia secretora. Ausencia de espermatozoides en el eyaculado debido a que los testículos no son capaces de producir espermatozoides.
Enfermedades hereditarias que puedan ser transmitidas a los hijos y donde no se pueda o desee realizar Fecundación in Vitro con diagnóstico genético preimplantacional.
VIH positivo y que no desee lavado seminal.
Ir al inicio de la página
.

3. ¿Todas las mujeres pueden optar a una inseminación artificial con donante?

Antes de comenzar un proceso de inseminación artificial, la mujer recibe un diagnóstico de fertilidad completo de forma que se confirme que la paciente cumple los requisitos imprescindibles para poder quedarse embarazada y que su embarazo evolucione correctamente:
Exploración ginecológica (citología y exploración de mama).
– Estudio de reserva ovocitaria que pronostique una buena función ovárica o una respuesta adecuada a la medicación, caso de que fuera necesario estimular los ovarios en el proceso de inseminación artificial.
Permeabilidad tubárica, al menos en una de las trompas de Falopio. Es decir, que las trompas de Falopio funcionen correctamente para permitir el paso de los espermatozoides para conseguir la fecundación del óvulo y posteriormente, conducir el embrión hasta el útero donde se alojará para continuar su desarrollo.
Ir al inicio de la página
.

4. ¿Qué criterios se establecen para seleccionar al donante?

La donación de semen está regulada por la ley de reproducción asistida española, aprobada el 26 de mayo de 2006 en el Congreso de los Diputados, donde se establecen unas normas muy claras para ser donante de semen:
– Tener entre 18 y 50 años.
– Gozar de buena salud mental y física.
– Tener buena calidad seminal según los criterios de la OMS.
– No padecer ninguna enfermedad genética ni de transmisión sexual.
– No haber generado más de 6 descendientes o más, por reproducción asistida o métodos naturales indistintamente.
Con el objetivo de confirmar estos requisitos, los bancos de semen realizan una entrevista personal al donante y unos exámenes clínicos exhaustivos para determinar posibles anomalías.

Este proceso de selección suele tener varias fases:
Primera fase
Entrevista personal y cumplimentación de cuestionarios sobre enfermedades, antecedentes familiares y hábitos personales.
– Estudio de sus características fenotípicas. Se recogerán datos físicos como talla, peso, color de piel, ojos y pelo, entre otros.
– Estudio de la calidad seminal o seminograma. Se comprueba la concentración de espermatozoides por centímetro cúbico, además de la movilidad y morfología del espermatozoide. Para poder realizar este estudio el donante deberá de respetar una abstinencia sexual de entre 3 a 5 días, para asegurar la calidad del esperma.
Si los resultados de estas pruebas pasan los varemos establecidos por el banco de semen se continúa con el proceso.

Segunda Fase
Análisis de sangre para realizar un estudio genético y descartar enfermedades infecciosas:
– Grupo sanguíneo
– Factor Rh
– Examen de sífilis
– Screening de hepatitis
– Marcadores de VIH
– Estudio para la detección de infecciones por toxoplasma, rubéola, herpes y virus citomegalovirus.
– Determinación en semen y sangre de la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual.
– Estudio genético de los cromosomas o estudio de Cariotipo
Los requisitos de donación son estrictos y hacen que sean muchos los donantes rechazados, alrededor del 50%. Normalmente el rechazo viene causado por la calidad seminal más que por enfermedades o problemas genéticos.

Tercera Fase
Tras ser validados por el banco de semen, los donantes proceden a depositar su donación seminal. Lo normal suele ser hacer una donación semanal durante 6 meses, un total de 24 donaciones. Cada una de las muestras se procesan según un protocolo de congelación y se conservan en contenedores de nitrógeno líquido durante al menos 6 meses, tiempo en el que se repetirán las pruebas infecciosas. Transcurrido este periodo se puede proceder a utilizar las muestras de semen del donante.
Ir al inicio de la página
.

5. ¿Nos ata alguna relación con el donante?

La ley de reproducción asistida española determina que la donación es totalmente anónima, de modo que el donante no puede conocer a la persona receptora de su muestra y viceversa.
Es la propia clínica de reproducción asistida la que selecciona al donante, en base a la compatibilidad con los receptores. En primer lugar, se tiene en cuenta que el grupo sanguíneo sea compatible y después se intenta adaptar el perfil del donante a las características físicas de la receptora o receptores.
Por lo tanto, queda garantizado por ley la privacidad tanto del donante como del receptor de la donación para efectuar la inseminación artificial con donante.
Ir al inicio de la página
.

6. ¿Cuáles son las fases del proceso de inseminación?

El proceso de inseminación tiene tres fases principales.

Fase 1: Control y/o estimulación ovárica
La inseminación artificial con donante de esperma puede realizarse de dos maneras:
– En ciclo espontáneo o natural: Tras confirmar que la función ovárica de la paciente es normal, y cuando no existe una historia de esterilidad previa, se puede controlar la ovulación mediante ecografías a partir del día 9 o 10º del ciclo.
– En ciclo con estimulación ovárica: Si la función ovárica no es correcta, hay una historia de esterilidad previa, o la mujer es mayor de 38 años, es frecuente realizar la inseminación artificial tras un proceso de estimulación de los ovarios. Se administra hormona folículo estimulante (FSH) desde el tercer día del ciclo y se controla el desarrollo de los folículos mediante ecografías a partir del día 8-9º del ciclo.
Sea con o sin estimulación ovárica es necesario realizar habitualmente de 1 a 3 ecografías a lo largo de una semana para determinar el día en que el tamaño y número de folículos es adecuado para provocar la ovulación. La ovulación se provoca administrando HCG, que es una hormona que imita la LH u hormona luteoestimulante, que es la que naturalmente provoca la ovulación y consigue la liberación del óvulo hacia la trompa de Falopio.

Fase 2: Preparación muestra de semen
Se selecciona la muestra de semen más compatible con la receptora, considerando el grupo sanguíneo y las características físicas, y se prepara en el laboratorio.

Fase 3: Inseminación
Tras determinar el día y hora óptima de ovulación de la paciente, se le cita para proceder a la inseminación artificial con donante. Se carga la muestra de espermatozoides en una fina cánula y se introduce en el útero.
Se trata de un proceso muy sencillo, totalmente indoloro y muy parecido a cualquier revisión ginecológica. No es necesario guardar reposo tras la inseminación y se puede reanudar la actividad diaria sin problema.
Ir al inicio de la página
.

7. ¿Se asegura un embarazo único?

Las estadísticas revelan que la posibilidad de embarazo múltiple en un tratamiento de inseminación artificial con donante puede llegar hasta un 20%.
De todas formas las clínicas de reproducción asistida tienen mucho cuidado al respecto poniendo todos los medios posibles para que el embarazo sea único. Durante la estimulación ovárica que recibe la paciente, se realiza un control riguroso en el número de folículos, y por consiguiente óvulos, que la paciente genera. En caso de que la paciente desarrolle más de 3 folículos es frecuente cancelar el ciclo e intentarlo en el siguiente, antes que asumir el alto riesgo de embarazo múltiple.
Ir al inicio de la página
.

8. ¿Qué garantías de éxito existen para un único tratamiento?

La tasa de embarazo por ciclo o mes de tratamiento depende de la edad de la paciente y ronda el 25-30% en mujeres menores de 35 años y el 15-20% en mujeres mayores de esa edad.
Se recomienda entre 3 a 6 ciclos de inseminación artificial con donante alcanzando una probabilidad de éxito cercana al 60%.
Ir al inicio de la página
.

9. Si hay más de un ciclo, ¿se utiliza el mismo semen?

Cuando tras una inseminación artificial no ha habido embarazo, aunque la falta de éxito no se pueda atribuir a la muestra de semen, es habitual intentarlo de nuevo con un donante diferente.
Ir al inicio de la página
.

10. ¿Qué riesgos tendría que asumir?

En principio no existen riesgos aparentes directamente asociados a un proceso de inseminación artificial con donante de esperma, pero conviene tener en cuenta que se han podido observar algunas consecuencias en ciertos pacientes.
– Síndrome de hiperestimulacion ovárica, en menos de un 1% de los casos. Las pacientes en las que surge suelen ser menores de 30 años o tener ovarios poliquísticos.
– Embarazo ectópico, en un 1-2% de los casos. El embarazo se desarrolla fuera del útero, concretamente en las trompas de Falopio.
– Trastornos psicológicos. En caso de que el tratamiento no sea satisfactorio de forma repetida se pueden presentar síntomas de ansiedad y depresivos, para lo que es recomendable pedir apoyo psicológico.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida.
Ir al inicio de la página