La gestación subrogada o por sustitución, subrogación de útero o útero de alquiler, es la situación en la que una mujer, a la que se la denomina gestante, lleva el embarazo del hijo de otra persona, el llamado padre y madre intencional. Por tanto, la mujer que queda embarazada, tiene claro desde el principio que ha de entregar al bebé en el momento del nacimiento a sus padres.
Hay dos tipos de subrogación: la tradicional y la gestacional. En la subrogación tradicional se insemina a la mujer gestante con el semen del futuro padre, por lo que la gestante será también madre biológica. En la subrogación gestacional, se introduce en el útero de la mujer gestante un embrión proveniente de un óvulo y espermatozoide ajenos a ella. Esta segunda opción es la más frecuentemente utilizada.

¿Es la gestación subrogada legal en España? ¿En qué países es legal?

En España, según recoge el artículo 10 de la ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, no está permitido el nacimiento de hijos mediante la gestación por sustitución, y, además aparece tipificado como delito en el art. 221 del Código Penal. Esta conducta se castiga con penas de cárcel de uno a cinco años y la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de la patria potestad, tutela, curatela o guarda por tiempo de cuatro a diez años. Además, en el número 2 del mismo precepto, también será castigada la persona que lo reciba y el intermediario, aunque la entrega del menor se hubiese efectuado en país extranjero.
En la Unión Europea (UE) el último país en permitir la gestación subrogada ha sido Portugal el pasado 13 mayo de 2016, hasta entonces en la UE esta práctica era legal con distintas restricciones y supuestos, en el Reino Unido, Irlanda, Dinamarca, Bélgica y en Grecia.
Fuera de la UE está permitido en países como Ucrania, Rusia, India, Tailandia, México o EEUU, este último es la opción por la que se decantan la mayoría de las parejas españolas a pesar del alto precio de este tratamiento en ese país.

¿Qué requisitos debe cumplir la mujer gestante?

La gestante a priori tiene que cumplir:
– Tener de 20 a 35 años, aunque según el país este límite puede variar.
– Tener al menos un hijo sano
– No debe presentar malos hábitos como fumar, beber, …
– Deben pasar por un examen psicológico.
Las candidatas que cumplan con estos requisitos se someten a un examen médico que incluye:
– Determinación del grupo sanguíneo y el factor Rh.
– Análisis de sangre para descartar VIH, sífilis, hepatitis B y C.
– Pruebas para detectar las infecciones: infección por clamidias, herpes genital, ureaplasmosis, micoplasmosis, CMV, rubeola.
– Análisis general de orina.
– Análisis clínico de sangre + coagulación.
– Análisis bioquímico de sangre: ALT, AST, bilirrubina, azúcar, urea.
– Radiografía.
– Exudado Vaginal.
– Citología.
– Consulta del terapeuta y el informe sobre el estado de la salud y la falta de contraindicaciones para la gestación.
– Consulta e informe del psiquiatra.
– Exploración ginecológica general y especial.

¿Cuál es el coste de la gestación subrogada?

El coste depende del país donde se lleve a cabo el tratamiento. Los precios oscilan entre los 200.000€ de EEUU a los 50.000€ de Grecia. Existe gran controversia acerca de la compensación económica que recibe la gestante, pero las leyes que regulan este procedimiento estipulan que debe tener una compensación por los posibles trastornos que deriven del embarazo.

¿Existe contacto entre la gestante y los futuros padres?

Depende del país donde se lleve a cabo el tratamiento. Hay países donde la identidad de la madre gestante es anónima y otros, como en EEUU, en los que sí puede haber contacto entre la gestante y los futuros padres, el grado de contacto dependerá del acuerdo al que lleguen ambas partes.

¿Cuáles son las complicaciones de la gestación subrogada para los españoles?

Los españoles que han hecho uso de este tratamiento en otros países se encuentran con el problema que en España no es una práctica legal, y que la regulación de su filiación es bastante complicada.
Puede tomarles muchos meses a los padres traer a casa un bebé dado a luz por una mujer gestante en otro país, dado que no necesariamente serán reconocidos como sus padres legales de manera automática.
A la pregunta “¿Qué ocurre cuando te entregan a tu hijo?” el ministerio de justicia te remite a la instrucción de octubre de 2010 sobre la inscripción de “nacidos por gestación por sustitución” en el registro civil. La instrucción exige una sentencia judicial del país de origen, que certifique que la gestante renuncia al bebe. Hoy en día el único país donde este documento es emitido por un juez es Estados Unidos.

Los avances en las técnicas de Reproducción Asistida han hecho posible solventar problemas reproductivos que anteriormente eran insalvables. Estos avances normalmente suscitan muchos dilemas éticos y morales, pero a pesar de ello, el tiempo nos ha enseñado que una vez instaurados en la sociedad ya no son tan controvertidos. La aprobación de la gestación subrogada en España es de esperar. Es necesario que los organismos públicos y los expertos en Reproducción Asistida debatan sobre ello y estudien las medidas necesarias para su aprobación, ya que la sociedad lo está demandando.

Dra. Rosa Cercas Duque – Embrióloga Laboratorio Fecundación In Vitro y Andrología