La fecundación in vitro (FIV) da unas probabilidades de éxito mayores que ninguna otra técnica de reproducción asistida. Según los últimos datos publicados por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), correspondientes a 2014, la probabilidad de éxito de la FIV, concretada como tasas de embarazo, son del 24.4% por ciclo iniciado, 27.1% por punción36.6% por transferencia embrionaria. Estos datos provienen de los resultados reportados por las diferentes clínicas que realizan tratamientos de Fecundación in vitro en España.

Los resultados son variables entre clínicas de fertilidad y por supuesto, entre pacientes. En URH García del Real, revisamos anualmente las probabilidades de éxito de los tratamientos de FIV, con el objetivo de mejorar cada día nuestros resultados. Las tasas de embarazo de fecundación in vitro y de otros tratamientos están disponibles en nuestra web. En los últimos 5 años, la tasa de embarazo por transferencia embrionaria en FIV se sitúa en el 40-45%.

Probabilidades de éxito en FIV según la edad de la mujer

En cada pareja, hay múltiples factores que pueden modificar las probabilidades de éxito de la fecundación in vitro. Uno de los más importantes es la edad de la mujer en el momento del tratamiento. Según nuestros resultados, las pacientes de menos de 35 años tienen una probabilidad de éxito del 64%; las de 35 a 39 años del 44%; y las de más de 40 años del 27%. Esto es así porque, conforme avanza la edad, la reserva de óvulos de la mujer va disminuyendo y la calidad de los mismos también empeora. Si tenemos en cuenta la tasa de embarazo acumulada tras tres ciclos de tratamiento, podemos hablar del 92% para mujeres de menos de 35 años; del 82% si la edad de la mujer está entre los 35 y los 39; y del 56% en pacientes de más de 40 años. 

¿Como afecta el diagnóstico de la pareja el éxito de la FIV?

Otro factor importante que determina las probabilidades de éxito de la fecundación in vitro es el diagnóstico de esterilidad que tenga la pareja. Cuando en la pareja no se encuentra ningún factor objetivo de esterilidad, hablamos de esterilidad de origen desconocido. En estos casos, en URH García del Real, la probabilidad de embarazo con FIV está en torno al 56%. Las parejas en las que predomina un factor masculino, es decir, cuando hay una alteración en la calidad del espermiograma, tienen una probabilidad de éxito del 45%. En el caso de que se trate de un factor tubárico (las trompas de Falopio no funcionan correctamente), la tasa de embarazo con FIV es del 53%. Las pacientes que tienen problemas de ovulación, síndrome de ovario poliquístico (SOP) o niveles de prolactina elevados, tendrán una probabilidad de éxito del 56%. Las pacientes con endometriosis tienen una tasa de embarazo del 64%. En caso de fallo ovárico, puesto que tanto la reserva de óvulos como la calidad de los mismos están disminuidos, la probabilidad de embarazo es del 27%. Por último, en las parejas en las que se suman factores tanto en el varón como en la mujer (es decir, cuando hablamos de un factor mixto), la probabilidad de embarazo es del 41%.

Probabilidades de éxito en FIV según el número de embriones transferidos

Otro aspecto que puede modificar las probabilidades de éxito de la fecundación in vitro es el número de embriones transferidos. Mientras que, en muchos centros, la probabilidad de embarazo aumenta al incrementarse el número de embriones transferidos, en URH García del Real tenemos una probabilidad de éxito muy similar cuando transferimos un único embrión (42%) frente a cuando transferimos dos (40%). Sin embargo, la tasa de embarazo múltiple aumenta considerablemente cuando transferimos más de un embrión. El embarazo gemelar es un embarazo de riesgo, tanto para la madre, como para los fetos. Por este motivo, la tasa de embarazo único se considera uno de los principales estándares de calidad de una clínica de fertilidad.

Fecundación in vitro y las probabilidades de éxito. Cómo mejorar esta relación

Aunque hay ciertos factores, como la edad, que no podemos modificar, hay otros muchos aspectos en los que podemos incidir para tener mejores resultados en el tratamiento de fecundación in vitro. A continuación, pasamos a enumerarlos:

Mejorar calidad de los gametos: tener unos hábitos de vida saludables mejora la calidad de los óvulos y los espermatozoides. Seguir una dieta sana y equilibrada, practicar deporte de forma regular, no fumar ni tomar alcohol, puede hacer que tengamos óvulos y espermatozoides más sanos. También hay medicamentos que, en cierto perfil de pacientes, pueden mejorar la calidad de los óvulos. Un ejemplo es la metformina, que se utiliza en pacientes con SOP. Los antioxidantes pueden ayudar a mejorar la calidad de los espermatozoides disminuyendo la fragmentación del ADN espermático.

Protocolo de estimulación: individualizar para cada perfil de paciente el tipo de protocolo de tratamiento nos va a permitir aumentar las probabilidades de éxito del ciclo de fecundación in vitro. En función de cómo se prevea que va a ser la respuesta del ovario (o cómo haya sido en ciclos previos), podremos elegir el esquema de tratamiento más adecuado.

Técnica de inseminación: en función de las características del espermiograma y de cómo haya sido la fecundación en los ciclos de fecundación in vitro previos, los biólogos decidirán la técnica más adecuada para realizar la inseminación (fecundación in vitro convencional o ICSI). Esto nos permitirá aumentar las probabilidades de éxito del tratamiento.

Cultivo largo embrionario: la transferencia en blastocisto (cultivo de 5 días) es una estrategia que, bien utilizada en las pacientes adecuadas, permite mejorar las probabilidades de éxito del tratamiento de fecundación in vitro.

Soporte de fase lútea: en todos los ciclos de fecundación in vitro se utiliza un suplemento de progesterona después de la punción para favorecer la implantación del embrión. Generalmente se utiliza progesterona en forma de óvulos vaginales, pero si en ciclos previos de fecundación in vitro han aparecido manchados antes de la prueba de embarazo, se pueden utilizar otras vías de administración, como la subcutánea, con el fin de aumentar la probabilidad de éxito del tratamiento.

Otros tratamientos adyuvantes: el tratamiento para normalizar cualquier parámetro que aparezca alterado en el estudio previo al ciclo de fecundación in vitro (hormonal, coagulación, inmunológico) nos ayudará a normalizar este parámetro y también tendrá un impacto en las probabilidades de éxito.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida