La Fecundación In Vitro (FIVno permite elegir tener un embarazo múltiple, porque no tenemos la certeza de qué embriones se van a implantar. Sí podemos condicionarlo, sin embargo, al decidir el número de embriones que vamos a transferir.

La Ley 14/2016 sobre Técnicas de Reproducción Asistida, vigente en España en estos momentos, limita el número de embriones a transferir a un máximo de tres. El objetivo de este poner este “tope” es reducir el número de embarazos múltiples.

El embarazo múltiple, es un embarazo de riesgo, tanto para la madre como para los fetos. En las gestaciones gemelares hay mayor incidencia de aborto, diabetes gestacional, preeclampsia, crecimiento intrauterino restringido, prematuridad y, como consecuencia, la morbimortalidad fetal y neonatal es mucho mayor.

El objetivo de los profesionales que trabajamos en reproducción asistida debe ser siempre velar por la salud de la madre y del futuro niño y en este sentido, qué mejor manera de hacerlo que limitando la tasa de embarazo múltiple. Por este motivo, uno de los parámetros de calidad de una clínica de reproducción asistida es la tasa de embarazo único. La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y en concreto, el Grupo de Interés de Salud Embrionaria trabajan para reducir la tasa de gestación múltiple y han establecido una serie de recomendaciones sobre transferencia embrionaria. URH García del Real ha sido pionera en reducir la tasa de embarazo múltiple desde el año 2000, gracias a esto consiguió el “Premio a la Mejor Comunicación Oral” en el congreso de la SEF.

La manera de conseguir reducir el número de embarazos múltiples es realizar una buena selección embrionaria y transferencia selectiva de embrión único para dar a la pareja la mayor probabilidad de embarazo con el menor riesgo de gestación múltiple. La transferencia en blastocisto es una de las estrategias que podemos utilizar para hacer una mejor selección del embrión que vamos a transferir en primer lugar.

Dra. Laura Blasco Gastón – Ginecóloga especialista en Reproducción Asistida