El número de inseminaciones necesarias para lograr el embarazo depende de la edad de la mujer, el diagnóstico de la pareja y el tiempo que llevan buscando embarazo.

La probabilidad de embarazo espontáneo de una pareja es máxima durante los 6 primeros meses de intentarlo. Después, esta probabilidad se reduce lentamente, y a partir de un año, su probabilidad de embarazo será inferior al 5-10% mensual. A partir de este momento es buena idea acudir a una clínica de fertilidad y plantear un tratamiento de reproducción asistida. En muchos casos, el primer tratamiento que se realiza es el de la inseminación artificial.

El número de inseminaciones para lograr embarazo que se recomienda habitualmente son 3 ó 4. Esta recomendación es válida cuando la mujer tiene menos de 38 años y lleva más de 6 meses o un año buscando embarazo. En estas circunstancias, en un solo ciclo de inseminación artificial, la probabilidad de embarazo será del 15-20%, y al cabo de 3 ó 4 intentos, una de cada 3 parejas habrá conseguido embarazo (consulta la tasa de éxito en inseminación en URH García del Real).

Se puede recomendar hacer hasta 6 inseminaciones cuando la mujer es menor de 35 años, tiene problemas de ovulación (ovarios poliquísticos o hiperprolactinemia) y su pareja tiene además un seminograma con un número y movilidad espermática algo baja. En estos casos la probabilidad de embarazo espontáneo en meses previos habrá sido muy baja, y las inseminaciones corregirán los dos problemas presentes al mismo tiempo, es decir, asegurará que la mujer ovula, y preparará los espermatozoides de manera que estén en la concentración adecuada, en el lugar y momento oportuno. En estas parejas la probabilidad de embarazo en 6 inseminaciones es del 60%.

Cuando la mujer es mayor de 38 años, la recomendación general es ir directamente a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV), ya que hay una mayor prisa biológica en conseguir embarazo. Las inseminaciones a partir de esta edad tienen una probabilidad de éxito menor del 10% en cada ciclo. Es decir, haría falta un número muy alto de inseminaciones para lograr el embarazo. La fecundación in vitro, sin embargo, a partir de los 38 años, puede proporcionar hasta un 30-35% de probabilidad de embarazo por ciclo, siendo así una mejor opción (consulta la tasa de éxito en FIV en URH García del Real).

Esta recomendación para ir a la fecundación in vitro directamente, sin pasar por las inseminaciones, también se da cuando se diagnostican problemas como una endometriosis quística, un problema de permeabilidad de las trompas, un factor masculino moderado o severo, una baja reserva ovárica o una duración de esterilidad superior a 2 años.

¿Cuántas inseminaciones son necesarias para lograr embarazo en el caso de mujeres sin pareja masculina?

La situación es diferente cuando hablamos de mujeres sin pareja masculina y sin una historia de esterilidad previa. En estos casos el número de inseminaciones a recomendar se establece fundamentalmente por la edad de la mujer, y su probabilidad de embarazo será la misma que la conseguida por mujeres de esa edad de forma espontánea. Así, si la mujer es menor de 35 años se pueden recomendar hasta 6 intentos de inseminación artificial con semen de donante. La probabilidad de embarazo es del 25% en cada intento de inseminación, y el 60% de ellas consiguen embarazo tras intentarlo hasta 6 veces.

Cuando la mujer sin pareja masculina tiene entre 36 y 39 años, recomendamos un máximo de 4 inseminaciones. Su probabilidad de embarazo a esta edad, será del 10-15% al mes, y al cabo de 4 meses un 30% de ellas lograrán embarazo.

Por último, en el caso de que la edad supere los 40 años, la probabilidad de embarazo cada mes es del 8-10%, por lo que se recomienda un máximo de 2 inseminaciones. En esta situación puede ser recomendable ir a un tratamiento de FIV directamente, aunque es habitual que las mujeres decidan intentar alguna inseminación artificial por no haber probado nunca su fertilidad anteriormente.

En cualquiera de los casos, sean parejas heterosexuales o mujeres sin pareja masculina, la inseminación es un tratamiento sencillo, y por lo mismo, es un tratamiento con un éxito moderado. Si no se lograra embarazo con la inseminación existe la posibilidad de pasar a un tratamiento de fecundación in vitro, donde la mayoría de las parejas o mujeres (hasta el 80-90% dependiendo de la edad) en URH García del Real, consiguen embarazo.

Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta – Directora de URH García del Real