Los consejos antes de una inseminación artificial no son muy distintos a los que podríamos recomendar antes de cualquier embarazo. El hecho de que haya factores extra en la pareja que estén provocando una situación de subfertilidad, no significa que debamos descuidar nuestro estado básico de salud. Todo ello tiene suma importancia porque puede influir tanto en conseguir el embarazo antes o después con los tratamientos de reproducción, como en el buen desarrollo del embarazo.

1) Una dieta saludable es muy importante para aportar a tu organismo cada uno de los nutrientes que necesita para su correcto funcionamiento. Hay alimentos recomendados para mejorar la fertilidad tanto masculina como femenina. En el caso de la mujer, se recomienda alimentos con alto contenido en hierro y vitaminas. También es adecuado reducir los hidratos de carbono de absorción rápida (como los azúcares refinados) así como las bebidas estimulantes (no se recomiendan más de 200mg al día de cafeína).

La dieta del varón también es importante puesto que puede afectar a la movilidad y calidad del semen. En este sentido, se debe incrementar la cantidad de ácido fólico, vitamina C, zinc, vitamina D y calcio presente en el salmón o en los lácteos.

2) El exceso de peso, tanto en la mujer como en el varón, afecta la fertilidad además de aumentar el riesgo de aborto y las probabilidades de hipertensión o diabetes durante la gestación. Si tu peso está por encima de lo recomendado, un especialista en nutrición y fertilidad  puede ayudarte a perder peso antes de un tratamiento de inseminación artificial.

En la mujer el sobrepeso puede alterar el ciclo de ovulación normal, además de disminuir la calidad de los óvulos y tener una menor respuesta a la medicación cuando hacemos un tratamiento de inseminación.

Se pueden producir alteraciones en el ADN de los espermatozoides en el hombre (este tipo de anomalías se estudian con la prueba llamada estudio de fragmentación del ADN espermático).

3) Se desaconseja fumar o bien reducir todo lo que se pueda el consumo del tabaco, ya que pueden verse afectados no sólo la fertilidad sino también el futuro bebé.

El tabaco repercute negativamente sobre la calidad de los óvulos y los espermatozoides. El tabaco aumenta la fragmentación de ADN, y por lo tanto el riesgo de aborto.

En el embarazo, el consumo de tabaco es responsable del 35% de los niños que nacen con bajo peso y del 11% de los bebés prematuros. Además, según fuentes de la Asociación Española de Pediatría, fumar durante el embarazo repercute negativamente sobre el funcionamiento del pulmón del bebé en sus primeros meses de vida, aumentando las posibilidades de que desarrolle bronquiolitis y una predisposición al asma cuando crezca. También se ha observado una asociación entre el tabaco y el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

4) La vitamina D está muy vinculada con el tema de la fertilidad. En las pacientes que se van a someter a un tratamiento de inseminación artificial es conveniente asegurar que tienen un aporte adecuado. Hay receptores de la vitamina D en el útero los ovarios y la placenta, y su presencia se ha relacionado a una correcta producción de estradiol por los ovarios, en la preparación del endometrio para la implantación embrionaria y en la organización inmunológica de la placenta.

El déficit de vitamina D se ha observado con mayor frecuencia en el síndrome de ovario poliquístico, presencia de miomas, endometriosis y fallo ovárico prematuro; y se ha asociado a diabetes gestacional e hipertensión durante el embarazo.

Generalmente es suficiente con tener una dieta equilibrada y caminar y tomar el sol alrededor de unos 20 minutos al día, aunque en algunos casos es necesario incrementar la vitamina D con unos aportes extra. Estos suplementos no se deben tomar durante el embarazo, por eso es importante hacerlo antes de la inseminación artificial.

5) El consumo de alcohol debe de ser eliminado o reducido al máximo antes de someterse a una inseminación artificial puesto que el alcohol repercute sobre la calidad de los óvulos y el semen disminuyendo la fertilidad de la pareja, y puede causar complicaciones durante el embarazo. En ningún caso se recomienda exceder las 6 unidades de alcohol semanales (entendiendo como una unidad de alcohol, una cerveza o una copa de vino).

6) Durante el embarazo es importante visitar al dentista ntes de someterte a una inseminación artificial. Con el embarazo puede incrementar el riesgo de determinados problemas dentales como la gingivitis, sangrado de encías, periodontitis, aumento de caries y sensibilidad dentaria.

7) El ácido fólico desempeña un papel importante en la función ovárica, la implantación y el desarrollo del embrión. Además tomar un suplemento de ácido fólico antes y durante el embarazo reduce las posibilidades de que el bebé desarrolle alteraciones como la espina bífida, labio leporino o fisura palatina.

En todas las pacientes que quieren quedarse embarazadas o que se van a someter un tratamiento de reproducción, como puede ser la inseminación artificial, se recomienda una dosis de 400 microgramos de ácido fólico diarios desde 3 meses antes de que se produzca el embarazo.

En algunas pacientes su metabolismo no maneja correctamente el ácido fólico y esto puede aumentar la posibilidad de aborto espontáneo. En estos casos se recomienda aumentar el aporte a 5 ó 7.5 mg diarios asociado a vitamina B.

8) El deporte  mejora el funcionamiento de nuestro organismo. Para cualquier persona se recomienda realizar media hora de deporte diario. El tipo de ejercicio que se recomienda en el tratamiento de inseminación artificial es el ejercicio aeróbico (debe durante el tratamiento y el embarazo, salvo que surja alguna contraindicaciones)

En los varones, el ejercicio moderado es también recomendable. En el caso de realizar ciclismo, se recomienda limitarlo a menos de una hora al día, ya que es el único deporte que se ha relacionado a una disminución de la fertilidad masculina.

9) Se debe realizar un espermiograma  o seminograma para determinar si el número y la movilidad de los espermatozoides es adecuado y suficiente para conseguir embarazo.

La producción de espermatozoides también puede verse perjudicada por el aumento de la temperatura escrotal. Se recomienda llevar una vida más activa, y evitar determinadas situaciones como los baños prolongados muy calientes, el uso de ropa muy ajustada y de ordenadores portátiles sobre el regazo, e incluso tener habitualmente el móvil en el bolsillo del pantalón.

10) No olvides realizar una revisión ginecológica compelta antes de empezar un tratamiento de inseminación artificial. La citología debe ser inferior a 12 meses y también se debe disponer de una exploración reciente de las mamas mediante ecografía y/o mamografía. El cáncer de mama, en muchos casos, es sensible a las hormonas y puede progresar en el embarazo.

También es conveniente descartar la presencia de enfermedades infecciosas (mediante análisis de sangre y cultivos de la vagina y del cuello del útero) y problemas de la tiroides, ya que se han asociado a un aumento del riesgo de aborto.

En URH García del Real, cuidamos todos los detalles: desde el diagnóstico, medicación, día de la inseminación, preparación de la muestra, prueba de embarazo, hasta el alta de la paciente. Además existe un teléfono 24h para resolver todas tus dudas durante el tratamiento. Con ello, conseguimos que os sintáis más arropadas además de obtener una tasa de éxito superior a la media española

Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Dra. Sylvia Fernández-Shaw Zulueta – Directora de URH García del Real